By
Laura Naranjo

Si lloraste con la muerte de Chanquete, si estabas entre dos tierras y no encontrabas el sitio de tu recreo, si llevaste hombreras o te echabas laca Nely, si tu primera lágrima fue porque Marco no encontraba a su madre, si el primer polo que te comiste fue un Frigodedo… no hay duda, tú fuiste a EGB.

Los pitufos, Naranjito, Parchís, ET, las chapas, el seiscientos, Orzowey, los minerales, los gusanos de seda, los Rotring, la abeja Maya, los lagartos de V, la Botilde, The Final Countdown? Todos los que fuimos -y nos incluimos- a EGB sabemos que hay mil historias que contar. Esto precisamente es lo que han hecho Javier Ikaz y Jorge Díaz, los autores del conocido blog Yo fui a EGB. Estos dos chicos de Bilbao que revolucionaron internet se han atrevido ahora a compatir nostalgias en un libro de homónimo nombre.

Yo fui a EGB es un recorrido por las costumbres, las marcas, los programas, las canciones, la comida de una época que marcó varias generaciones. Aquellas generaciones que aprendieron los ríos y las cordilleras mientras mordían una goma Milán, tarareaban las canciones las series del momento como David el Gnomo o La vuelta al mundo de Willy Fog, imitaban a Martes y Trece o no se perdían el Un, dos, tres. Sumérgete en tus recuerdos con un clic AQUÍ.