By
Quim Coll

Yıldız Moran fue la primera fotógrafa turca que recibió formación académica. Nacida en 1932, Moran ejerció la fotografía durante 12 años. Dejó la pasión de su vida por la otra pasión de su vida: sus hijos y su familia. La historia de Yıldız Moran es interesantísima, y el Istanbul Modern la recoge en una retrospectiva centrada en la fotógrafa turca.

Yıldız Moran es un ejemplo perfecto para cualquier fotógrafa. El Istanbul Modern recoge su carrera en la retrospectiva “Yıldız Moran: A Mountain Tale”

Moran empezó a ejercer fotografía en los 50. A los 18 años, convencida por uno de sus tíos, decidió que la fotografía podría ser una carrera de provecho. Tutorizada por John Vickers, fotógrafo inglés, estudió fotografía técnica primero en Estambul, y años después en Londres y Cambridge. Su profesión la llevo a recorrerse países como Portugal o España en extensión. Fue una de las mujeres pioneras en su campo; en los años 40 la fotografía en Turquía estaba reservada a los hombres.

A pesar de las adversidades, en 1954 se estableció como fotógrafa en Turquía y en 1955 abrió su primer estudio. Combinando sus propios proyectos con trabajos más comerciales, Moran tenía clarísimo que ser fotógrafa era un trabajo de 24 horas al día. Es por eso que cuando se enamoró del poeta turco Özdemir Asaf y tuvo tres hijos con él, decidió colgar la cámara para dedicarse a la maternidad. Al no poder dedicar todas sus energías a la que fue su primera pasión, decidió volcarse a su familia.


Estambul fotografiado por Moran®

Eso no impidió que Yıldız Moran cultivara de forma extendida su pasión por la fotografía. Desde su primera exhibición en Londres, sobre el año 1952, en la que vendió todas sus fotografías el primer día, hasta la primera exhibición retrospectiva que se celebró en Turquía en 1970, Moran puede ser considerada ejemplo y influencia para cualquier fotógrafo turco.


Yıldız Moran®

Su fotografía, en especial la tomada en el Anatolia (que se convirtió en su propio paraíso fotográfico personal) es colorida y luminosa; curiosamente, Moran cuidaba mucho el color a pesar de tomar todas sus fotografías en blanco y negro. Las personas que habitan la península son también foco de atención para su fotografía. Estableciendo una relación con ellas, Moran las sacaba en su hábitat natural. Una mezcla perfecta perfectamente definitoria de la Turquía del momento.

Uno de los retratos realizados por Moran. Istanbul Modern ®

23 años después de su fallecimiento, el Istanbul Modern recoge una retrospectiva de 86 fotografías en una muestra que fue inaugurada el 24 de noviembre, en recuerdo a los 86 años que tendría Moran si siguiese con nosotros. Algunas de ellas inéditas, son un perfecto resumen de su carrera. Una carrera que sirvió para abrir puertas a la mujer en el mundo de la fotografía.

Fotografía de la exhibición en el Istanbul Modern. Istanbul Modern ®