By
Nuria Candela López

Hace escasos meses os hablábamos del último trabajo de Yayoi Kusama, Flower obsession. Aquella niña que nació en el rural japonés y que nos ha ido enseñando sus pesadillas a través de sus Infinite Rooms, lo hacía en esta ocasión con una alfombra de flores rojas que nos eleva a medio camino entre el paraíso y la pesadilla. Hoy, volvemos a hablar sobre ella ya que su instalación Narcissus Garden vuelve a ocupar un espacio- su puesta en escena número veinte desde aquella Bienal de Venecia de 1966- para los afortunados que visiten NYC hasta el próximo 3 de septiembre.

Narcissus Garden son 1.500 esferas de acero inoxidable que pueden verse en un enorme garage abandonado en Fort Tilden

En 1966, Kusama estrenaba la obra Narcissus Garden, en la que provocaba un diálogo permanente entre el estado psicológico conocido como narcisismo, en el marco de la  33ª Bienal de Venecia, a la que no había sido invitada oficialmente y en la que gracias al apoyo financiero del art dealer Lucio Fontana obtuvo también el permiso para  colocar 1.500 esferas plásticas planeadas en el césped fuera del pabellón italiano.

Durante la semana de apertura, Kusama colocó dos letreros en la instalación: NARCISSUS GARDEN, KUSAMA y YOUR NARCISSIM FOR SALE en el césped. A modo de vendedora ambulante, vendía bolas de espejos a los transeúntes por dos dólares cada una, dándole relevancia al sistema económico integrado en la producción, exposición y circulación del arte. Aunque la Bienal finalmente intervino y puso fin a su “venta ambulante”, la instalación se mantuvo y es su instalación más conocida.

Ahora, la vigésima versión de la instalación llega este verano a la ciudad de Nueva York en un ambiente completamente diferente: esta vez, las 1.500 esferas son de acero inoxidable y no están a la venta, pero siguen siendo tan impactantes como la primera vez. En esta oportunidad, el jardín de Narciso estará situado en un enorme garage abandonado en Fort Tilden que solía ser utilizado como base militar, como parte del festival Rockaway! 2018, que este año celebra su tercera edición rehabilitando los lugares devastados por el huracán Sandy, y transformándolos en espacios de llenos de arte.

En esta nueva instalación, las esferas de metal reflectivas de Kusama reflejan el entorno industrial del edificio abandonado y resaltan la historia de Fort Tilden, y según el MoMA, el metal dirige la atención al daño infligido por Sandy en 2012 en el área circundante.

Tienes has el 3 de septiembre para visitarla. ¡Ve, hazlo por nosotros!