By
Cecilia Díaz Betz

El paisaje casi lunar de una isla volcánica, es el escenario en el que Oysho despliega todo su potencial estético, para presentarnos su colección de beachwear SS17 a través de un sugerente editorial: Wild Island.

En un paisaje casi lunar de una isla volcánica, Oysho despliega todo su potencial estético

Los volúmenes y volantes de inspiración años ’70 son los protagonistas absolutos de la colección, que minimiza la explosión étnica reduciendo la gama de colores al blanco y negro. Entre el elenco de posibilidades que encontramos en Wild Island destacan: los vestidos largos y las prendas satinadas, junto a bañadores y bikinis que renuevan sus patrones e incluyen detalles metalizados. El lino y el algodón orgánico son los tejidos estrella que se presentan en forma de pantalones vaporosos, bodys de crochet y camisas de corte asimétrico.

Además de la imágenes de la editorial, la colección viene acompañada de un precioso y elegante fashion film rodado en blano y negro, con el estupendo complemento de una composición musical de violoncello, que podéis ver aquí a continuación: