By
Lucía Morales

Siempre me ha gustado la zona de Arc de Triomf, caminar por Passeig Sant Joan y desembocar en el arco de estilo neomudejar que Josep Vilaseca i Casanovas diseñara como entrada principal a la exposición universal de Barcelona en 1888. Justo a la derecha de este emblema arquitectónico se sitúa We Bistrot, en el número 70 de la calle Sant Pere. Un bistrot con aires bohemios en el que disfrutar de una cocina fresca y de temporada, con claros aires mediterráneos, así como de una suculenta carta de vinos, tapas clásicas y mixología.

Nos encantó la posibilidad de observar al fondo el vaivén a los fogones de su equipo de cocina, capitaneado por la chef Carolina García

De los dueños del Hotel We Boutique, Lorenzo Fragola y Fernando Pérez Pradells, surgió hace año y medio este proyecto, que ocupa la planta baja y el sótano del icónico colmado Can Framis -coetáneo del Arc de Triomf, pues también abrió sus puertas a finales del siglo XIX- cuya esencia queda patente en sus paredes, las estanterías y gran parte del mobiliario. Encima del bistró  -en la primera planta del edificio- se sitúa el pequeño y coqueto hotel de seis habitaciones inspirándose en las locanda italianas, en las que se puede cenar y pernoctar a posteriori, como si de una película de Fellini se tratara.

Como antesala al bristró encontramos una terraza con varias mesas en las que una amalgama de parejas y grupos de amigos charlaban animados en la hora del vermut. El sol pimaveral lucía radiante y se notaba que esta es una de las áreas más codiciadas de We Bistrot. Decidimos adentrarnos en el interior del local y sufrimos un auténtico flechazo con la bohemia de sus paredes, su preciosa barra de mármol y la posibilidad de observar al fondo el vaivén a los fogones del equipo de cocina capitaneado por su chef Carolina García, a la que se le puede ver emplatar las diversas opciones de la carta con esmero.

El local, que cuenta con once mesas, es más que acogedor y cuenta con un diseño exquisito. Hipnotizados por el trajín de la cocina, decidimos sentarnos en la más próxima a la cocina. Y así empezó la fiesta: abrimos boca con una mimosa, típico aperitivo italiano, para dar paso a las zamburiñas con mayonesa de ají y chalaca. Continuamos con una panzanella de tomate y burrata y las zamburiñas de mayonesa de ají y chalaca. Uno de los platos favoritos de la degustación fue el risotto de setas de temporada, así como el pulpo asado con crema de tuinambo y setas.

Continuamos la estela de los pescados probando la lubina con salsa de cítricos acompañada de una ensalada de hinojo. Y rozamos el cielo con el magret de pato con ensalada de tomate, granada y orégano. Cerramos nuestra experiencia con dos postres especiales de la carta:  el tiramisú casero y el pastel de queso de cabra, este último un verdadero must de We Bistrot. Podría decir que esta cheescake es una de las mejores que he probado en Barcelona.

Si te acercas a We Bistrot no dejes de preguntar por la carta de vinos, uno de los muchos puntos fuertes que tiene el local. Por ella desfilan especialidades de denominaciones de origen como La Rioja, Rías Baixas, Ribera del Duero, Sicilia o Borgoña. Déjate aconsejar por su atento personal de sala. Ellos te asesorarán con cariño sobre las diferentes posibilidades de maridaje. ¡Ya nos contarás!

 

 

Detalles




  • Dirección: Ronda de Sant Pere 70 [ Metro: Arc de Triompf ]
  • Teléfono: 931 31 03 93
  • Tipo: Restaurante
  • Web: www.instagram.com/webistrot