By
Quim Coll

María Forqué, el nombre bajo el alias Virgen María, lleva varios años levantando el interés a nivel personal, musical y artístico. Acaba de publicar su nuevo EP G.O.D. a través de Perth Records, en el que se aleja de la experimentación de sus primeros trabajos y se mueve más hacia territorios EDMhardcore para crear una idea de comunidad en sus sesiones, que son también performance en las que la artista pone su sexualidad en el punto de mira. Es una de las artistas confirmadas para el escenario Sónar XS de la próxima edición del Sónar Festival, y la hemos entrevistado para la ocasión. F: artwork de la canción YOGA de Filip Custic. Cortesía de la artista

Virgen María en una foto promocional. Cortesía de la artista

Para el artwork de G.O.D. (Perth Records, 2019) has trabajado como en anteriores ocasiones con Filip Custic, que ha producido una imagen virtual que entremezcla el porno japonés con el imaginario cristiano, casi divino. ¿Crees que en los tiempos que corren ofrecer una imagen hipersexualizada del cuerpo femenino puede llegar a ser perjudicial para movimientos feministas que abogan a favor de los cuerpos naturales? 

El arte está para crear. El cuerpo es bello, sea como sea. Yo he elegido la hipersexualización porque está siempre separada de Dios. Se separa al sexo de Dios, como si Dios no lo fuera, creando todo un ecosistema universal que parte del sexo para crear vida. Por esto hemos elegido una sexualización exagerada, para que quede claro que Dios también es hipersexual porque Dios somos todos.

¿Consideras que el arte debe estar exento de ideología?

El arte es libre, por eso es arte. Todas las ideologías hablan de nosotros mismos, todas tienen su parte de verdad y mentira. El arte tiene que transmitir vibraciones, no complacer a todos.

«Se separa al sexo de Dios, como si Dios no lo fuera, creando todo un ecosistema universal que parte del sexo para crear vida»

En tu último EP cultivas un estilo de música que se aleja de tus anteriores trabajos más experimentales y que bebe directamente de las rave hardcore de los 90. ¿A qué se debe este cambio?

Yo siempre recé en los templos del sonido llamados macrodiscotecas. Esa era mi misa. Por eso encarné a la Virgen María, para BLEX (bendecir) a todo el mundo en estos templos.

Artwork promocional para la canción BLEX, de Filip Custic. Cortesía de la artista

La línea entre las sesiones de DJ convencionales y las performances cada vez son menos claras. ¿Cómo relacionas tú los dos conceptos?

Actualmente toco mi EP G.O.D. y DJ sets, mientras desnuda y estática medito, generando meditación en el público a través de mi propia meditación y de la música. Todo es efecto espejo, yo medito y el público también para sentir todos los matices de la música. G.O.D. está grabado en 8D, crea orgasmos cerebrales comúnmente llamados ASMR.

¿Crees que van siempre de la mano?

Sí. Todo es una performance, la vida lo es. No se puede comunicar nada sin encarnarlo y expresarlo. Comunico mis conceptos a través de todas mis acciones.

«G.O.D. está grabado en 8D, crea orgasmos cerebrales comúnmente llamados ASMR»

También las barreras entre lo real y lo virtual están cada vez más borrosas. ¿Crees que lo artificial acabará suplantando lo natural?

Lo artificial no puede suplantar a lo natural porque son cosas diferentes, son dos energías viviendo en diferentes dimensiones. Lo triste sería que lo virtual fuera más importante que la naturaleza. Hemos creado un sistema erróneo que daña la tierra y por lo tanto a nosotros. Estamos quemando nuestra propia casa. La virtualidad no es mala en si pero sí como se gestiona, ya que el ser humano tiende a ser egoísta.

Artwork promocional de Filip Custic. Cortesía de la artista

En tus entrevistas hablas sobre la relación entre el cuerpo y el alma. Si lo virtual y lo artificial suplantan lo real, ¿qué pasará con nuestros cuerpos?

Quizá seamos cyborgs, quizá nos induzcamos en un sueño hiperrealista con un cuerpo a elección y entonces será como ahora, ya que elegimos esta vida que tenemos también. Lo único importante es ser bueno, generoso, ser todos uno, real o virtualmente.

¿Serán (o son) algo más que un receptáculo para nuestras almas?

Siempre serán el vehículo y herramienta de nuestras almas.

Este verano actuarás en el Sónar 2019. ¿Qué podemos esperar de tu DJ set?

Tocaré mi EP G.O.D. y representare la sexualidad de una manera más explícita mientras canto BLEX. Lo demás es secreto.

¿Tienes algún as en la manga?

Sorpresa 🙂

Portada de G.O.D., de Filip Custic. Cortesía de Perth Records/Virgen María