By
Cecilia Díaz Betz

Ya les tocaba a las inmediaciones de la Sagrada Familia regalarnos algún hotspot nuevo que escapara del bullicio turístico. Las tiendas de souvenirs, los bares de paella con colorante a precio de oro, las birras a 4 ? y, en general, toda esa locura guiri, pues oigan, no es tan genial como nos lo pintan y están relegando el barrio a la categoría de tragicomedia. Pues bien, en un ejercicio de ‘¡yes, we can!’ acaba de abrir un lugar ideal para los amantes del buen aperitivo, las conservas selectas, los encurtidos, el ambiente distedido y todo regado con una buena selección de vinos. Se llama Lata-Barra y su oferta culinaria se centra casi al 90% en conservas de esas de aúpa. Te gustará mucho y su hora punta llega cuando cae el sol.

La idea central de Lata-barra -centrarse en las conservas- lo convierte en un lugar diferente y especial, aunque bien es cierto que forma parte de esta nueva generación de bares tan de moda hoy en día, que ofrecen aperitivos y tentempiés acompañados de un buen vino o vermut. En su caso, pero, escapa de la comúnmente conocida tapa, para darle una vuelta de tuerca y especializarse en latas gourmet.

En principio, su selección de conservas procede de la empresa familiar La Belle-Iloise, fundada en 1932 en Quiberon (Bretaña), y en Lata-barra es casi el único sitio en Barcelona donde las podrás desgustar y/o comprar para llevar. El diseño de las latas es precioso y muy vintage y colorista, pero lo mejor son las recetas tan atípicas y diferentes que esconden en su interior. Sacaros de la cabeza unas tristes y solitarias sardinillas, para probar los Filetes de caballa al curry y almendras; las sardinas a la Luzienne con cebolla, pimiento rojo, pimiento Espelette y jamón de Bayona; las Migas de caballa con pimienta maniguette (granos del paraíso), semillas de amapola, cebolla, apio y condimento balsámico o las Migas de atún a la Maria Galante con coco, pimienta, limón y especias. De locura. También altamente recomendables resultan las latas de untables como la crema de sardinas al whisky o el mousse de langosta al coñac. Un par de hits que movilizarán tus papilas gustativas como nunca.

Ojo, que también cuentan con otras opciones a parte de las latas, se pueden degustar otros aperitivos como las banderillas: bombas, lagartos y cohetes de Vallekas, algunos platillos, o pasteles caseros y platos fuera de carta. Además, ofrecen un menú de mediodía la mar de bueno y por sólo 7,70?, que incluye una lata a elegir acompañada de ensalada o cous-cous, con copa de vino y café o postre.

Detalles




  • Dirección: c/Mallorca,438, barcelona