By
Cecilia Díaz Betz

¿Por qué conformarnos con una cosa cuando podemos tener dos? Una pregunta recurrente que un día alguien pensó dando comienzo a todo un fenómeno mundial: el 2×1 (¡y sucedáneos!). Siguiendo este ya clásico enunciado del consumismo, pero con una voluntad claramente distinta, nació Twist. Una bombilla inteligente a más no poder que encierra funciones que nunca te imaginarías.

Una bombilla inteligente a más no poder que encierra funciones que nunca te imaginarías

Analicemos por qué Twist, un objeto común y banal, es ahora tan listo. Las razones son varias: la primera es que no hablamos de una simple bombilla que al encenderla ilumina, sino que sabe cómo hacerlo, es decir, a través de sensores capta la luz que hay en la estancia y va variando su intensidad y tonalidad en función de eso o según tus propias directrices, eso sí, de una forma más ‘humana’. Por la noche, por ejemplo, crea un ambiente más relajado bajando su intensidad y cambiando a una luz amarilla. La segunda es que además de bombilla es altavoz. Te lo repito más alto por si no das crédito, ¡Twist es una bombilla y además es un altavoz! God save the imagination! Mediante tecnología bluetooth puedes conectar esta bombilla multidisciplinar en cualquier momento y reproducir una canción que tengas en tu móvil, por poner un ejemplo, sin tener que moverte del sofá. No necesita configuración, ni que te bajes ninguna App, la conectas y listo. Un 2×1 de esos de levantarse y aplaudir sin descanso. No obstante, queda una tercera razón de peso, está compuesta de LEDs, por lo que su consumo es muy inferior en comparación con las bombillas normales. A mí me parece todo un golazo.

Puedes informarte y hacer tu pedido de Twist a través de su web.