By
Cecilia Díaz Betz

En el último proyecto del diseñador finlandés Tuomas Markunpoika, Amalgamated, asistimos a una extraordinaria interpretación de los objetos cotidianos a través del uso de materiales inesperados que, en sí mismos, ya forman parte de nuestro elenco cotidiano. Se trata de una serie de jarrones creados con cientos de lápices que ensambla para crear piezas sólidas, que después moldea con el torno para conseguir la forma deseada, y finalmente lija y barniza.

«Los lápices son extensiones de nuestra mente que van recogiendo el conocimiento y la creación de la misma»

Amalgamated, proyecto que ha contado con la colaboración de la mítica marca de lápices Faber-Castell y la Gallery FUMI, trae como resultado unos bellísimos jarrones de madera, donde el propio color de los lápices que elige para crearlos actúa como incontrolable pigmento, y los convierte en piezas casi únicas. Sin embargo, el proyecto destaca, además de por los evidentes resultados, por tratarse de un increíble rizar el rizo que viene debidamente acompañado de una bonita metáfora sobre la creación. En palabras del propio Tuomas Markunpoika: «Los lápices se utilizan cuando queremos dar forma o ilustrar nuestros pensamientos, deseos o ideas. Son inseparables de la artesanía y del arte, y son muy representativos de las diferentes relaciones que se establecen entre el artista y sus creaciones. Los lápices son extensiones de nuestra mente que nos permiten transmitir información a través de diferentes medios, y que van recogiendo el conocimiento y la creación de la misma».

El modus operandi que Tuomas Markunpoika llevó a cabo para crear Amalgamated lo podéis ver en el vídeo a continuación. También os recomendamos pasaros por su web haciendo clic aquí, para ver otros trabajos.

Dragonfruit

Dragonfruit

Dragonfruit

Dragonfruit

Photos © Tuomas Markunpoika