By
Cecilia Díaz Betz

La maravillosa gastronomía peruana sigue dándose a conocer viento en popa a toda vela por estas latitudes y, ciertamente, no podemos más que alegrarnos de ello. En Barcelona, ya son varios los restaurantes que han decidido deleitarnos con las lindezas de esta tan peculiar y heterogénea cocina. Nuestro último descubrimiento al respecto se llama Totora, y en él, uno se adentra de viaje a la costa norte de Perú, para conocer la cara más marítima de su tradiciones y gastronomía.

El azul cobalto -marca visual de la casa- lo inunda todo con el ánimo de recordarnos la gran vinculación al mar de sus propuestas culinarias

Situado en pleno corazón del Eixample barcelonés, Totora cuenta con un vasto espacio de 700 m2 donde despliegan todo su arsenal gastronómico, en el que, por supuesto, no faltan los clásicos cebiches, las causas o los tiraditos. El azul cobalto -marca visual de la casa- lo inunda todo con el ánimo de recordarnos la gran vinculación al mar de sus propuestas culinarias. No obstante, si hay algo que llama la atención a nivel decorativo, es encontrarse en la entrada con un auténtico Caballito de Totora. Una tradicional embarcación de madera totalmente artesanal típica de de la costa norte del Perú, y en concreto de de una caleta de pescadores llamada Huanchaco.

Sirviéndose sobre todo de producto marino de gran calidad, Ortega consigue reinventar las recetas tradicionales dándoles su toque magistral de vanguardia

Así pues, Totora parte con el mar como bandera, para desplegar en su cocina, tanto el lado más artesanal y tradicional de esta curiosa región andina, como la vanguardia de la ciudad donde ha decidido asentarse: Barcelona. El encargado de hacer realidad esta fusión -con sumo refinamiento y creatividad- es el chef Pablo Ortega. Sirviéndose sobre todo de producto marino de gran calidad, Ortega consigue reinventar las recetas tradicionales dándoles su toque magistral de vanguardia y marcando así su diferencia y especialidad respecto a otras propuestas similares. Con un buen Pisco Sour en mano, recomendamos comenzar el festín por las Navajas a la chalaca, el Quinoto de gamba roja o el imperdible Piqueo del Puerto (que incluye los incondicionales: cebiche mixto, causa limeña y chicharrón de calamar). Todos excelentes ejemplos del espíritu gastronómico que se respira en el Totora. La travesía por el Océano Pacífico puede, o mejor dicho, debe continuar con la Corvina Naylamp, un plato muy completo, ya que viene rellena de langostinos sobre una cama de brócoli, espárragos, pimientos, tirabeques y shitakes y salsa de mandarina, soja y ostras. Además, merece mucho la pena no obviar el ala Nikkei de Totora. Ya sea de un modo más desenfadado en la barra -donde se puede ver en vivo y en directo las preparaciones- o en la mesa, opciones como el Niguiri de langostino anticuchero, el Tiradito de tataki de atún o el Maki cebichero, acabarán de convencer al comensal.

Precio medio: 30-35 € | Precio menú del día: 17,50 € (primero, segundo, bebidas y postre o café).

Más info haciendo click aquí.

Detalles




  • Dirección: Carrer de Còrsega, 235, Barcelona
  • Horario: L-S 13:00 - 15:30h. / 20:00 - 23:30h | D 13:00 - 15:30h. / 20:00 - 23:00h
  • Teléfono: (+34) 936 674 372
  • Tipo: Restaurante
  • Web: http://www.totorabcn.com/