By
Quim Coll

El Burning Man es el festival más loco de Estados Unidos. Ya se ha convertido en un mito; varios días en el desierto en los que puedes hacer –literalmente– lo que tú quieras. Este año se celebrará del 25 de agosto al 9 de septiembre, y os vamos a desvelar los secretos mejor guardados de una de sus señas de identidad: las estatuas gigantes. F: Un rendering de la obra de Chris Carnabuci, Mariposita (2019). Cortesía del artista

Las esculturas gigantes del Burning Man requieren meses de preparación y un presupuesto altísimo. Muchos de los artistas las queman al acabar el festival

Es que claro, nada grita libertad más fuerte que una serie de artistas diseñando estatuas de más de cinco metros para el festival y quemándolas más tarde. Uno de esos artistas, Chris Carnabuci, presentará esta edición del Burning Man su obra Mariposita. La escultura, de 6 metros de altura, representará el nacimiento de una mujer saliendo de un huevo. Está compuesta por miles de piezas de contrachapado diseñadas por ordenador y recortadas con un ordenador inteligente. Casi nada.

Y es que esas esculturas, muchas de las cuales (repetimos) SE QUEMAN, llevan años de preparación. Mariposita, por su parte, nació en 2014, cuando Carnabuci realizó una versión bastante más pequeña de la obra titulada Fertility. El artista, que en su día a día es diseñador arquitectónico, lleva más de siete años ayudando a la creación del artwork general del Burning Man. Este año, ha decidido que es el momento de presentar su obra.

La escultura está inspirada (física y sentimentalmente) por Paula, la mujer del escultor, bailarina y coreógrafa, que ha preparado una pieza de tango para acompañar a la escultura en el festival americano. El nombre también viene inspirado por ella: Mariposita es como se llamaba el estudio de tango en el que Paula trabajaba cuando vivía en Buenos Aires.

Lejos de sentimentalismos, Carnabuci ha necesitado 18 meses para preparar su obra. 18 meses, y 25.625 dólares que recaudó en una campaña de Kickstarter. A través de unas fotografías de su mujer tomadas en un estudio profesional, pudo crear un diseño en 3D, calcular los materiales necesarios para su realización, y empezar a trabajar. Eso significa más de 3.000 piezas de contrachapado, que el propio artista tuvo que lijar y juntar individualmente.

Como la escultura de 6 metros sería imposible de transportar, Carnabuci diseñó Mariposita en bloques. A partir de ahí, queda llevarse a la mujer y al huevo bloque a bloque al desierto de Nevada, donde se celebra el Burning Man, y juntarlo todo. El propio artista ha dicho que no piensa quemar su escultura, y no nos extraña. Aunque siendo el Burning Man, nos podríamos esperar cualquier cosa.