By
Sandra Navarro Bejerano

Paisaje, escapismo y tiempo son tres absolutos que Toby Trueman explota a través de la manipulación digital de las imágenes. Con un concienzudo trabajo de postproducción, este fotógrado de la belleza salvaje tiñe sus obras con exquisita subjetividad, añadiéndoles una potente carga emotiva que nace de su propia admiración por la naturaleza. En su nuevo trabajo, All That Is, potencia estos elementos hasta el nivel de lo sobrecogedor.

El tema es un yo que se convierte en eco de a la infinitud

En una composición de 36 fotografías, All That Is trata el tema del tiempo y muestra al hombre solo frente a la naturaleza, su inmensidad contra nuestra nimiedad. Los románticos inventaron esa nostalgia siglos atrás, y podemos decir que el trabajo de Trueman la revive con maestría. Te entran ganas de suspirar un “cielos, no somos nada”ante la inmensidad de su horizonte; espacio que fue escogido de forma estratégica por ser una delicia minimalista y por acoger la materia prima de todo lo conocido: en una sola imagen se conectan la tierra, el cielo y el mar.

El tema es un yo que se convierte en eco de a la infinitud. El ser humano aparece en el proyecto de Trueman como un elemento insignificante, siendo representado varias veces por los barcos que navegan por la línea del horizonte, tan solos como El caminante sobre el mar de nubes. Además, gracias a ligeras variaciones de la cámara, el fotógrafo logra exponer una emergencia de colores y las sutilezas de las tonalidades que cambian a lo largo del día,  logrando así capturar el paso del tiempo, en armonía con el poder sublime de la naturaleza.

La totalidad del proyecto pretende venerar el paso del tiempo y la vida salvaje, natural, a la vez que se estudia desde la óptica humana. El peso del tiempo abraza todos los elementos conocimos en un ciclo que lleva puesta en marcha más tiempo del que podemos imaginar. Nuestra existencia se ve arrastrada por esta dinámica y, como el barco en el mar, pasamos ante ella siendo poco más que un suspiro. Del polvo venimos y al polvo volvemos, mon amie

Las bellísimas imágenes de Toby Trueman no nos dejan de provocar escalofríos, ¿te aperece ver más? También podrás encontrar esta unión de lo natural y lo digital en el proyecto Co-Existe.