By
Cecilia Díaz Betz

A veces nuestros sueños más anhelados de la infancia se pueden hacer realidad, y uno de los más recurrentes, confesamos, era el de tener una casita en el árbol. Pues gracias a The Hanging Tent Company ya lo podemos cumplir, así de fácil. Es cierto que ya estamos creciditos, pero a muchos todavía nos perdura el niño/a dentro, y este gadget nos ha tocado la fibra naíf.

The hanging tent no es una casita de madera en un árbol, es todavía mejor, porque es ligera y portable. Se trata de una tienda de campaña que puedes colgar en el árbol que más te guste, allá donde vayas o estés. La llevas cómodamente plegada en el coche y donde eches el ojo, la cuelgas y listo. Soporta hasta una tonelada de peso, tiene suelo de madera, es impermeable y su montaje requiere como mucho 50 minutos. Si te gusta la idea, puedes encargar y customizar la tuya aquí desde unos 4000 ?. Era obvio que el invento, barato no iba a salir, pero igual la inversión merece la pena.