By
Gemma Mondéjar

El valor que le damos a las cosas puede ser muy relativo pero, ¿somos conscientes de lo que valen realmente en un origen? La diseñadora islandesa Theodora Alfredsdottir, antigua estudiante del London’s Royal College of Art y con residencia en Londres, ha creado Mould, una serie de moldes con un toque bastante minimalista que logran valerse por sí mismos.

Mould es el nuevo trabajo de Theodora, donde muestra que los objetos nacen a partir de un molde

Todo empieza con un molde que, tras el proceso de producción adecuado, acaba dando forma a objetos cotidianos que todos tenemos por casa. Sin embargo, Theodora, con su última creación, demuestra que esos moldes pueden tener vida propia y que, si se diseñan de la manera adecuada, ellos mismos pueden equiparar las funciones de los objetos. La artista islandesa lo ejemplifica mostrando moldes de diferentes colores y convirtiéndolos en modernos sujetalibros o jarrones de los más chic.

Las piezas artísticas que conforman esta serie han sido únicamente creadas por Theodora Alfredsdottir y, aparte de ser decorativas. pretenden mostrar lo que realmente da forma a los productos que compramos y consumimos a diario. Por suerte o por desgracia, dado el desarrollo tecnológico y el constante consumismo del que todos somos testigos, el público de a pie se ha quedado lejos de saber en qué consisten realmente los procesos de producción y, por ello, Theodora nos traslada a su origen. Mediante el arte y su proyección en Mould, la artista intenta concienciarnos sobre el valor que tienen las cosas materiales que nos rodean continuamente.

 

Así que, sí, quién iba a decirnos que todo objeto empezaba a cobrar vida con un simple molde. Si queréis conocer en profundidad este nuevo trabajo de la artista o echar un vistazo a algunas de sus creaciones anteriores, entrad aquí.