By
Quim Coll

La exhibición The Future Stands Still but We Move in Infinite Space toma su nombre de un fragmento de Letters to a Young Poet (1929), de Rainer Maria Rilke. Es también el nombre de una de las obras de la exhibición, que, comisariada por Randi Grov Berger, se exhibirá en el OSL Contemporary de Oslo.

The Future Stands Still but We Move in Infinite Space recoge obras de artistas que tratan una temática parecida de formas distintas

La exhibición buscará congregar a un grupo de artistas que busca cambiar nuestra forma de percibir las cosas. Su objetivo es crear conciencia sobre los distintos elementos que forman una red de relaciones. La complejidad de las redes que tejemos al relacionarnos con otros ha sido una inspiración constante para el mundo del arte; la exposición quiere aprovechar eso para cambiar nuestra perspectiva sobre el sitio que ocupamos en el mundo.

De esa forma, a través de esculturas, fotografías, collages, imágenes y dibujos; ya sea a través de microscopios o de telescopios, las piezas que conforman la exhibición están compuestas a partir de técnicas como la inversión, la prensa o la asociación de imágenes y símbolos a partir de los sueños. Todos los artistas que forman parte de la colección entienden el mundo como un dialogo entre objetos, memoria, sensaciones… Un cambio casi imperceptible que va de lo intangible a lo físico y que se reparte por todas sus obras.

Instalación de Kamilla Lengeland® para el Kunstnernes Hus de Oslo, 2016. Foto de Christian Tunge®

Varias obras estarán expuestas en la exhibición. La colaboración entre Toril Johannessen Marjolijn Dijkman nos enseñará distintos microorganismos a través de un microscopio. Por su parte, Kamilla Lengeland combina objetos perdidos con sus pertenencias a través de fotografías, negativos y revelados vintage para crear collages que luego colora con pigmentos.

Otros artistas representan temas de memoria y deterioro a través de film y fotografía, como Andrew Amorim. También habrán dibujos de Ane Graff o las experiencias personales de Juan-Pedro Fabra Guemberena, refugiado en Estocolmo desde Montevideo. Además, las esculturas de Jenine Marsh, que se guían por directivas feministas interseccionales para poder reimaginar cuerpos fuera de la cultura patriarcal y capitalista predominante.

Instalación de Ane Graff para el 7th Nordic Biennale of Contemporary Art, en Moss, Noruega. 2013®

Una exposición que hará repensarnos nuestros límites como seres humanos y la posición que ocupamos en el mundo; en como creamos, mantenemos y perdemos relaciones. Una colección de artistas necesaria que podremos ver en el OSL Contemporary de Oslo a partir del 18 de enero.

 The Future Stands Still, But We Move In Infinite Space (2017), Andrew Amorim®