By
Cecilia Díaz Betz

Escuchar al grupo californiano The Dodos es vivir un duelo apasionante y constante entre guitarra y batería. Es sentir el golpe de sus ritmos galopantes y dar cuenta de una experimentación muy orgánica. Es también un dejarse llevar por sus melodías vibrantes, sorprenderse con patrones musicales desorbitantes, o enamorarse de esa voz tan sensual y la poética de sus letras. En definitiva, una propuesta que amas u odias, pero que es imposible que te deje indiferente. Ahora, esta especial banda californiana -indescriptible en género, aunque cercanos al psych folk- formada por Meric Long y Logan Kroeber, regresa a nuestro país para presentar su nuevo álbum Individ (Polyvynil, 2015). Un sexto disco de estudio donde la libertad creativa y la ausencia de complejos, se palpa de principio a fin, unida a un encrudecimiento de su tan característico sonido épico positivista, y una profundidad más intensa en sus letras. Tuvimos la oportunidad de hablar con el guitarrista Meric Long sobre el grupo, su inminente gira europea (que pasa por Barcelona y Madrid) y su flamante nuevo disco, entre otras muchas cosas.

Escuchar al grupo californiano The Dodos es vivir un duelo apasionante y constante entre guitarra y batería

Habéis tocado muchas veces en nuestro país, ¿creéis que España es una parada importante en vuestra gira europea? ¿Qué esperáis del público español y del europeo en general?

España es siempre lo mejor. Algunos de los conciertos más alucinantes de nuestra carrera los hemos dado aquí. Además, mi mujer es de Galicia, así que tengo una conexión bastante fuerte con este país. Teniendo en cuenta esto, nuestras expectativas son bastante altas, pero normalmente, nunca nos defraudan.

En este momento tan especial, con un nuevo disco bajo el brazo, ¿cómo autodefiniríais a The Dodos?

¡Somos viejos! A ver, no del todo, pero tras diez años sienta muy bien cruzar esa barrera que te lleva al territorio de «bandas formadas por hombres adultos». Siempre hemos tenido una vaga idea sobre lo que hacemos, pero tras un montón de discos, en muchos de los cuales hemos intentado escapar precisamente de ello, podemos decir que hemos vuelto a un mayor entendimiento y apreciación de la música que hacemos.

Sabemos que empezasteis a componer este álbum cuando terminasteis el último, Carrier, en 2013. ¿El proceso creativo fue distinto a otras veces? 

El proceso creativo fue un poco más espontáneo, me gustaría decir que prácticamente el disco lo compusimos en el estudio, pero no es del todo cierto, nunca lo es, pero en este caso, estuvo muy, muy cerca de ser así. La verdad es que fue un proceso muy divertido, nos sentíamos muy sueltos, sin presiones, despreocupados.

Con este disco no es que hayamos intentado redefinirnos, sino hacer la mejor versión de lo que ya habíamos hecho

Este último álbum tiene una energía increíble, y realmente desprende una gran libertad creativa, algo que quizás echábamos en falta en los anteriores. ¿Cambió algo en vuestra forma de pensar?

No, pero tal y como hemos comentado ha sido todo muy natural. Hemos tenido tiempo durante todos estos años para desarrollar esta forma de hacer, aunque también es cierto que hemos intentado ir cambiando cómo hacemos la cosas. Con este disco no es que hayamos intentado redefinirnos, sino hacer la mejor versión de lo que ya habíamos hecho.

Las letras en este nuevo disco creo que también marcan un cambio de rumbo más poético, que se abrió ligeramente con vuestro anterior trabajo…

Tanto en este disco como en el anterior nos hemos preocupado más por las letras para que todas las partes del disco converjan con cuidado. Así es como hemos terminado siendo menos literales. Empecé a escribir poesía por primera vez en el proceso de creación de los dos últimos discos y es algo que me encanta hacer ahora.

Musicalmente, podemos decir que Swans ha sido siempre una influencia, tanto por actitud como por cómo abordan la música

¿Qué os ha influenciado en el proceso creativo de este disco?

Musicalmente, podemos decir que Swans ha sido siempre una influencia, tanto por actitud como por cómo abordan la música. No se andan con tonterías y sus dos últimos discos nos han despertado creativamente hablando. También hemos estado muy influenciados por el arquetipo junguiano de abrazar tu sombra, en vez de esconderte de las cosas que hacen que no estés orgulloso de ti mismo. Sólo hay que meditar sobre estas cosas y enfrentarlas. Esto me ayudó mucho a la hora de encontrar temas para escribir las canciones del último disco.

Si tuvierais que definir este álbum en vuestras propias palabras sería…

Creo que puedo volar, creo que puedo tocar el cielo. Pienso en ello cada día y noche, que despliego mis alas y puedo volar… Bueno, no sé si estas son mis propias palabras, pero es lo que me ha salido.

¿Cuál es el concepto en torno Individ?

Resistencia fría, incuestionable y obstinada.

Acabáis de cumplir una década con el grupo, si echáis la vista atrás, ¿con qué os quedáis? y si echáis la vista hacia el futuro, ¿cómo os lo imagináis?

Si miro atrás veo muchos errores. Es broma. Sí que es cierto que algunos veo, pero también estoy muy agradecido. Al final nada importa, excepto el hecho de que te lo hayas pasado bien y que no hayas sido un estúpido a pesar de ello. Ni idea de cómo seremos en diez años, espero que sigamos haciendo discos que me emocionen. También me gustaría ser un profesional del estudio y llegar a hacer cosas -musicalmente hablando- que ahora mismo me parecen imposibles. 

Algún hotspot que nos puedas recomendar…

Hay un lugar en la pequeña localidad de Campo de Lameiro en Galicia que hace un pan de maíz impresionante, lo cuecen en un horno de piedra durante 10 horas… ¡Es increíble!

Nunca pensaste que terminarías…

Sabiendo dónde comprar pan de maíz en la España rural.

Prohibirías…

Las guarniciones no comestibles.

Comparte con nosotros canciones que hayas escuchado mucho últimamente…

Para ti ser Good2b es… 

¡Celebración!

 

Fotos © Pela del Álamo, tomadas en el estudio Tiny Telephone Recording  (San Francisco, California) en junio 2013 durante la grabación de su disco Individ.