By
Quim Coll

La galería Tate Modern londinense en colaboración con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid presentan la primera exhibición a gran escala de la obra de Dorothea Tanning en más de 25 años. Más de 100 obras de distintos museos para remarcar y realzar la carrera de una de las pioneras más importantes del surrealismo.

Dorothea Tanning trabajó durante 7 décadas produciendo obras pictóricas, esculturas y literatura

Dorothea Tanning (1910 – 2012) nació en Illinois y basó su carrera en el precepto de que hay cosas que no se ven a simple vista. Sus encuentros con la corriente surrealista durante los años 30 la llevaron a un terreno del que fue pionera y con el que trabajó a lo largo de siete décadas.

En sus inicios, la artista estadounidense trabajó el núcleo familiar combinándolo con todo aquello extraño y misterioso para dar vida así a unas obras que convertían lo casero en surreal. Las obras de ese período que se podrán ver en la Tate Modern buscan enfatizar el interés que la artista tenía en los deseos reprimidos y en la sexualidad aburguesada.

Dorothea Tanning, fotografía anónima. Cortesía de Tate Gallery

La exhibición también muestra la influencia que la literatura gótica y romántica tenía en la obra de Tanning, tanto en sus pinturas, con motivos recurrentes de inocencia o domesticidad, como en sus escritos y su poesía, que la artista empezó a cosechar en 1940 hasta que cumplió 100 años (que fue cuando publicó su última recopilación de poemas).

‘La Truite au bleu’, 1952. © DACS, 2019. Cortesía de Tate Gallery

Y es que Tanning también estaba muy interesada en la música, la danza y la literatura, cosa que se trasladó a la mayoría de obras que la artista hizo a partir de los años 50. Sus obras se volvieron abstractas. La misma artista describía sus obras de esa época como “prismáticas”, en referencia a los efectos del color y a como los elementos figurativos están pintados.

‘Inutile’, 1969. © DACS, 2019. Cortesía de Tate Gallery

Además, en la exposición también podremos encontrar una muestra de la escultura de Tanning; obras antropomórficas a medio camino entre el objeto y el cuerpo, que nos recuerdan a esculturas de artistas como Louise Bourgeois Sarah Lucas.

La habitación 202, con algunas esculturas de Tanning. Cortesía de Tate Gallery

La exposición sobre Dorothea Tanning estará disponible en la Tate Gallery hasta el 9 de junio; una visita obligada si pisáis la capital londinense.

‘Self-portrait’, 1947. © DACS, 2019. Cortesía de Tate Gallery