By
Marta Serra

Esencias no binarias. Esta es la transgresora propuesta de la marca de perfumes Suigeneris, que da un paso más allá y aporta una perspectiva conceptual y subversiva al mundo de las olores. El inconformismo aromático de Suigeneris se estrenó en Excence Milano el pasado mes de abril y ha sido una auténtica revelación en el sector de las fragancias. Su trabajo es una clara apuesta por la libertad individual, más allá de categorías y normas que hace tiempo que dejaron de tener sentido.

Cada perfume se cuida hasta en el mínimo detalle para contar una historia de libertad, pasión y autenticidad.

Maceradas en el sur de Francia, las materias primas constituyen una simbiosis de frescura y recuerdos, la exploración de nuevos terrenos en que lo masculino y lo femenino se funden para generar un espectro olfativo insólito. El objetivo es romper con estereotipos y restricciones, por ello incluye también esencias vetadas en la perfumería clásica. El resultado es un enfoque mucho más actual y dinámico de las esencias, que se completa con el diseño llamativo del envoltorio. Cada elemento, desde la botella hasta el estampado, se cuida hasta en el mínimo detalle para contar una historia de libertad, pasión y autenticidad.

 

Las tres fragancias de la marca recrean un viaje por las calles de una ciudad cosmopolita: el cigarrillo encendido de Suigeneris 10 nos lleva de nuevo a un trayecto en taxi a altas horas de la madrugada; Suigeneris 27, en cambio, es el intenso placer de abrir la caja de los zapatos que vas a estrenar esta misma tarde o Suigeneris 35, los aromas dulces y picantes de la urbe una calurosa tarde de verano. Una marca de perfumería de autor independiente que, bajo la dirección de Xavier Dufourcq- Chappaz, revoluciona el universo olfativo con su creatividad explosiva. Un ADN único para cada esencia que reafirma el valor de la identidad.