By
Cecilia Díaz Betz

Si te propongo que pienses en Canadá, además de venirte a la cabeza una productora de la que todo el mundo habla, resulta que hay un gran país, donde las montañas, los renos, la nieve, los lagos, el frío y los bosques lo dominan todo. Un paisaje inspirador, con unos aires setenteros inevitables, que es, ni más ni menos, el punto de partida de la colección FW14 de Stüke. Un firma que llega cargada de la buena energía de Euskalherria, para transmitirla en prendas atemporales, de gran calidad, con énfasis en la gráfica, estemapados manofacturados y minimalismo.

Un firma que llega cargada de la buena energía de Euskalherria, para transmitirla en prendas atemporales, de gran calidad, con énfasis en la gráfica, estemapados manofacturados y minimalismo.

Ciertamente, si todavía no conoces esta Stüke, ya estás tardando. Maite y Miren son dos apasionadas de lo que se traen entre manos, y tratan cada prenda como un ente único en su especie. Así que la dedicación y el cariño en Stüke son más que evidentes. Si a ese buen hacer le sumas unos desarrollos visuales altamente interesantes, en este caso, focalizados en el paisajismo canadiense, con una especial atención puesta en las tipografías, y sin salirse de los términos minimalistas, pues el resultado te gustará, y mucho. Redondearlo todo con un lookbook sencillo pero efectista, que transmita sus inputs visuales, ha hecho, que a estas alturas, por lo menos, tengas ganas de probarte una de sus prendas ¿o no?