By
Cecilia Díaz Betz

Hoy en día no hay nada imposible. No es ninguna novedad que con internet podemos entrar en contacto con personas, proyectos y lugares, a lo largo y ancho del mundo. Uno cuelga su trabajo en la red, por aquello del famoso ¿quién sabe?, y precisamente de esto versa nuestra historia de hoy. Cómo un diseñador de gran renombre como Issey Miyake se topa con el estudio patrio Stone Design situado casi en sus antípodas, pone el ojo en su proyecto Line House, y les ofrece colaborar en la creación de la imagen de su linea masculina Homme Plisseé. ¡Chapó!

El concepto de Line House de Stone Design encajaba a la perfección con la filosofía de Miyake de «crear partiendo de un hilo»

Si este econtronazo no os resulta lo suficientemente asombroso, seguid leyendo, porque resulta que hay un poco más de historia. El curioso proyecto al que echó ojo avizor Miyake había sido ideado y realizado por Stone Design diez años atrás, y presentado en el Salón del Mueble de Milán de 2004. Line House nacía de aquel acto casi automático de jugar a dibujar una casa sin levantar el lápiz del papel cuando uno está aburrido. La idea se desarrolló con la premisa de «crear un área habitable en la que todos los elementos y la distribución espacial surjan de una sola línea continua, utilizando ésta como única herramienta, condicionado además con el hecho de que debe ser un espacio continuo, sin cortes, con un principio y un fin».

Esta idea encajaba a la perfección con la filosofía de Miyake de «crear partiendo de un hilo», y sobre la cual basó la creación de su línea masculina Homme Plisseé. También compartían la visión minimalista y el dar protagonismo absoluto al color. Así que la colaboración conjunta era casi de obligado cumplimiento. El resultado fue un especial set que fue usado para la creación de la campaña (lookbook y video aquí abajo), el cual ha sido expuesto también en su tienda en París y en breve se podrá ver también en Tokio.