By
Patricia de Lafuente
DSC_7728re-edit3
DSC_8526
DSC_6978
DSC_8229
DSC_7044
DSC_8116
DSC_8339
DSC_70772
DSC_7626
DSC_7999
DSC_8426-2
DSC_8689
DSC_7247
DSC_8617
DSC_6828
DSC_7882

La fotógrafa Stephanie Wilson realiza su trabajo con un balance perfecto entre arte, moda y política. Con numerosos proyectos sacados en revistas de renombre internacional y otros más por venir en el futuro, la artista es también la fundadora de Lemon People, un colectivo de artistas, escritores, fotógrafos y músicos jóvenes y hambrientos.

“¿Qué pasa si no queremos utilizar nuestras tetas para vender algo?”

Hoy os hablamos de uno de sus proyectos que sin duda sobresale entre los demás, en el que se discute si la censura en redes sociales ha llegado demasiado lejos. Combina una serie de fotografías plásticas y realistas con el uso de emojis según la frecuencia con la que se utilizan para censurar desnudos. De hecho, Steph define las reglas de censura de Instagram -que de hecho es una plataforma utilizada principalmente por creativos para mostrar su trabajo- como “un asunto complicado, puesto que tengo entendido que es una aplicación calificada para el uso de personas mayores de doce años. Lo que no entiendo es por qué un niño de doce años no puede estar expuesto frente al pecho desnudo de una mujer fotografiado de forma artística y potenciadora, pero puede estar expuesto diariamente al cuerpo semidesnudo de una mujer utilizado con fines publicitarios. Simplemente hacen de los pezones algo terrorífico y normalizan el sexismo utilizado en la publicidad. No lo entiendo. ¿Qué pasa si no queremos utilizar nuestras tetas para vender algo? ¿No podemos tenerlas fuera simplemente porque, ya sabes, son sólo tetas?”

Desde luego admiramos la visión de Stephanie Wilson que, siendo tan joven, tiene la capacidad de relatar tópicos combinando formas y colores de una forma tan habilidosa. Podéis ver más proyectos suyos aquí.