By
Cecilia Díaz Betz

Hoy hablamos de esos pequeños grandes placeres de la vida y, corríjanme si me equivoco, que soñar despierto es uno de ellos. Poder hallarse, sea por la razón que sea, dentro de un 5* urbano del grupo H10 como The One Barcelona -cuyo nombre ya lo dice casi todo-, para nosotros, los del mundanal ruido, es toda una invitación a recuperar esa antiquísima concepción de la vida como sueño.

De invocar al mismísimo Hipnos va el asunto hoy, pero en clave gastronómica

Si al encantamiento visual que uno experimenta ante el lujo bien entendido, y al fluir en el idilio de lo bello y exclusivo, le sumamos el deleite gastronómico, el sueño se vuelve redondo e inolvidable. Y es que de invocar al mismísimo Hipnos va el asunto hoy, pero en clave gastronómica, todo gracias a la existencia de Somni, el restaurante y coctelería escondido -como todo buen tesoro- dentro de este extraordinario y novísimo hotel. Un enclave donde experimentar despiertos esa extraña pero decididamente agradable sensación de confort, desahogo, frenesí y excelencia estética que ensancha el alma, y por supuesto, un continuo fantasear en clave gourmet.

El frenesí del Somni (situado en un privilegiado chaflán de l’Eixample dreta) uno lo experimenta justo al entrar, cuando se silencia ese ajetreo constante de una de las vía rápidas de la ciudad, Pau Claris, y cambia ipso facto tu ritmo cardíaco. Tras la arritmia, llega el idilio gracias a la magistral decoración de Jaime Beriestain, donde los aires estéticos de antaño se renuevan para estar al vanguardia del estilo. Una revisión del concepto de retro-chic, adaptada a la categoría y donde, si tienes la oportunidad de ir de día, la luz del sol que llega a entrar por los ventanales convierte esta planta baja del The One Barcelona, en pura magia. Una concepción del interiorismo pensada al milímetro para sostener, enmarcar y complementar una propuesta gastronómica de iguales magnitudes sellada por el Chef Miguel Muñoz. Gastronomía y diseño aparecen en perfecta comunión y constante comunicación.

Metiéndonos de lleno en sus fogones, descubrimos una consecuente y honesta apuesta de Muñoz (quien ya había sido director gastronómico de otros hoteles de la cadena) por ofrecer la excelencia en los productos -todos gourmet, con denominación de origen y de kilómetro cero- a través de una carta que se metamorfosea para adaptarse a la estaciones. Con una base gastronómica que mira a la tradición mediterránea, la propuesta de Somni destaca por su frescura y creatividad a la hora de recrear esos sabores esenciales tan ‘de aquí’, logrando sorprender y contentar a los paladares más sibaritas.

La apuesta del Chef Miguel Muñoz destaca por su frescura y creatividad a la hora de recrear esos sabores tan ‘de aquí’, logrando contentar a los paladares más sibaritas

Metidos de lleno en el invierno, de entre su elenco de delicatessens merece la pena dejarse engatusar con platos como la Crema de boletus, huevo suflé, gnocchi de parmesano, trufa y caviar de aceite; el Morro de bacalao asado con estofado de garbanzos al pilpil de pimentón de la Vera; el Cochinillo confitado “baja temperatura”, compota de granny Smith y salsa de regaliz; o el Coquelet relleno de foie, salsa de ratafía, colmenillas, hijos y orejones.

Sin embargo, el Somni ya tiene sus Greatest Hits de casi obligada degustación, hablamos, por ejemplo, del exótico Roll de aguacate relleno de bogavante azul con coco; un clásico perfeccionado como los Canelones rellenos de pato rustido con bechamel de trufa y foie; el tan mediterráneo Arroz seco de gamba roja de Palamós, sepias y calamarcitos; y la opción más internacional como es el Tataki de atún de almendras, crema de aguacate, salsa de tomate seco y cebolla encurtida. Opciones deslumbrantes en todos los sentidos, ya que además de enamorar por el sabor, factura y creación, la presentación de los platos armoniza estéticamente con el entorno de sofisticación y elegancia, e incluso con un toque de humor y distensión.

Otro de los puntos fuertes del Somni es su completa carta de vinos. Ponen a disposición del comensal más de 70 referencias de blancos y tintos, principalmente patrios, así como una acertada selección de cavas y champagne. No hay que olvidar que también es coctelería, así que finiquitar el festín acompañando los postres con un cóctel de autor, sería el broche perfecto.

 

Por si fuera poca la buena noticia, en el restaurante Somni ponen a disposición de los comensales cada mediodía el Menú The One Semanal, que consta de un entrante, plato principal, postre, café y agua The One, por 28€, un precio más que popular, teniendo en cuenta dónde estamos, cómo nos atienden, quién cocina y qué nos ofrecen. Más info y reservas sobre Somni haciendo click aquí.

 

Detalles




  • Dirección: C/ Provença, 277, Barcelona
  • Horario: L-D 13:00 - 15:30h / 20:00 - 22:30h
  • Teléfono: (+34) 93 214 20 60
  • Tipo: Hotel
  • Web: https://www.hotelstheone.com/es