By
Sandra Navarro Bejerano

Nos han hablado mil veces del Fin de los Tiempos. En el Nuevo Testamento se vaticinaba el Apocalipsis. Los nórdicos tenían Ragnarök. Una catástrofe nuclear. Un desastre natural. Una invasión zombie. Pero amigos, nada ni nadie nos ha preparado para Social decay, un nuevo proyecto de Andrei Lacatusu que te pondrá los pelos como escarpias. ¿Un mundo sin redes sociales? ¡Casi preferimos los zombies!

Adiós, Facebook. Larga vida a Google y a las fotos de Instagram

Ni el mismo Nostradamus habría predicho algo tan espantoso. Lacatusu, siendo muy consciente de nuestra dependencia a las redes sociales, se ha planteado un mundo post-apocalíptico donde los grandes gigantes de internet han caído en desgracia y decadencia, desvaneciéndose hasta convertirse en unas ruinas carcomidas por el óxido. Adiós, Facebook. Larga vida a Google y a las fotos de Instagram. Y bueno, estamos en el maldito fin del mundo, no vas a necesitar Tinder. No queda nadie a quien conocer.

Lacatusu trabaja desde Carioca Studio, en Bucarest, y le hizo falta poco más que una imaginación afilada y sus habilidades como artista digital para llevar a las grandes compañías a la decadencia. Con una combinación de Adobe Photoshop y la ayuda de programas de renderización 3D como Autodesk 3ds MaxV-Ray  ha conseguido moldear un panorama hiperrealista y desolador. La pintura de los logos está hecha un asco, el óxido se come hasta los cimientos y tú y yo no dormiremos esta noche de la inquietud. ¡Escalofriante!

A día de hoy, estos gigantes de internet proyectan una sombra que cubre el mundo entero,  y su gloria nos resulta imperecedera. Cuesta imaginar un mundo libre del dominio de tan poderoso imperio… Aunque eso debieron pensar también del Imperio Romano antes de que se fuera al garete, ¿no?

¿Y tú? ¿Qué opinas de las ruinas del gran imperio digital? ¿Sobrevivirías al apocalipsis de las redes?

Aprovecha que todavía existe internet y sigue el proyecto de Andrei Lacatusu por aquí o bien disfruta de más obras de arte digital… mientras puedas.