By
Cecilia Díaz Betz
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-24-28
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-18-03
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-20-04
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-20-17
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-20-31
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-20-48
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-21-01
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-21-15
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-22-48
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-23-17
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-23-29
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-23-51
captura-de-pantalla-2017-07-04-a-las-18-24-17

Si hay algo que vuelve loco al fotógrafo australiano Simon Davison y que, precisamente, le ha llevado a ser internacionalmente conocido, es el mundo del motor. Series como The Race of Gentelmen, Night at the drags o Speedweek Australia, son un gran ejemplo de la pasión que despierta en él tanto los coches, como las motos, pero sobre todo, las carreras.

Coches humeantes, llevados a la deriva de la destrucción, enmarcados en una atmósfera casi irreal, y tremendamente sublime

Imprime una visión muy curiosa y poco habitual de este mundo, buscando capturas de estética bastante impoluta, luminosas y ensoñadoras. Algo que ha llamado la atención del público y de alguna manera, lo ha acercado al rugido de los motores. Sin embargo, es con uno de sus primeros proyectos, Burnout Series (el cual os enseñamos en la galería de arriba), con el que nos ha logrado atrapar, consiguiendo encontrar y capturar belleza donde supuestamente no la hay. Coches humeantes, llevados a la deriva de la destrucción, enmarcados en una atmósfera casi irreal, y tremendamente sublime.

Podéis ver más trabajos de Simon Davison en su website o seguirlo vía Instagram.