By
Ariana Díaz Celma

Poca presentación necesita a estas alturas Sergio Mora. Su faceta como ilustrador es solo la punta del iceberg que esconde a una persona versátil, que tanto flirtea con el cómic como con el vídeo y la performance, y que de uvas a peras también nos ha mostrado sus dotes de showman. Es un hecho, todos sabemos qué aspecto tiene Mora y, admitámoslo, no siempre es fácil poner cara a las pinturas de un artista que seguimos desde hace años. Su obra es lisérgica, mágica, divertida y muy explosiva, y cuenta con un universo que sigue cautivando a lo largo de los años gracias a la complicidad con el espectador, a partir de escenas y personajes que, a priori, podrían parecer completamente inconexas. Hemos entrevistado a Sergio Mora con motivo de su reciente visita a Art Madrid, donde representaba la galería infantil Plom Gallery…

“Kidult Generation estaba enfocada al público infantil, y esta combinación de conceptos y de contextos tiene la intención de tratar de abrir caminos y romper prejuicios”

Acabas de estar en Art Madrid con la exposición Kidult Generation para Plom Gallery. ¿Crees que tu arte es más infantil que adulto?

Mi trabajo es extenso y no se enmarca en un solo target. Trabajo con proyectos que me resultan interesantes independientemente de si van dirigidos a un público infantil o adulto. He hecho desde libros infantiles hasta trabajos eróticos, en mi obra conviven varios tonos dependiendo del proyecto. Sí es cierto que la exposición Kidult Generation la presentamos en la feria Art Madrid, con Plom Gallery que es una galería de arte enfocada al público infantil, pero esta combinación de conceptos y de contextos tiene la intención de tratar de abrir caminos y romper prejuicios. A mí me interesa hacer cosas que me emocionen y, a partir de ahí, el cómo se perciba mi trabajo ya no depende de mí.

Aunque eres sobre todo conocido por la ilustración, también le has dado al cómic, los vídeos y hasta la performance.  De hecho, eres de los pocos ilustradores contemporáneos a los que le podemos poner cara con facilidad. ¿Esconden tus obras las maneras de un showman en potencia? 

Para nada, soy tímido y no soy tan buen orador como para ser un showman. Lo que sucede es que tengo inquietudes y me gusta probar cosas nuevas para no estancarme. De hecho, ahora mismo estoy más centrado en la pintura y en los encargos de ilustración y ya no siento la necesidad de hacer videos o performances.

C00026

Ahora mismo estás trabajando en un proyecto con el estudio de Philippe Starck y Bruno Borrione para dos nuevos restaurantes del Chef José Andrés en Miami y New York. ¿Podemos decir que cada vez eres un artista más internacional a pesar de las buenas críticas que siempre has tenido aquí?

Creo que una cosa no quita la otra. Uno siempre quiere avanzar, mejorar y crecer. El mundo es muy grande y hay muchos caminos posibles, y mucho que aprender y experimentar. El proyecto con Starck y Borrione es como un sueño, es alucinante trabajar con estos genios.

“El proyecto con Philippe Starck y Bruno Borrione es como un sueño, es alucinante trabajar con estos genios”

 A nivel nacional, ¿qué exposiciones u otros proyectos tienes entre manos?

Ahora mismo estoy centrado en el proyecto con Starck y Borrione, que es un proyecto muy grande y espero vea la luz al final del verano. Por otro lado, hay un proyecto de exposición del que todavía no puedo hablar pero que será en Madrid en 2017.

C00028

¿Cómo ves la situación del arte hoy en día? Llevas años y, con una trayectoria como la tuya, puedes valorar los más y los menos por los que ha pasado la disciplina en los últimos años…

Yo empecé en esta profesión hace 20 años y, aunque no había crisis económica, no fue nada fácil. Cuando me movía como ilustrador me decían que era demasiado artista, y cuando me movía como artista me decían que era ilustrador. Siempre he estado en ese filo, pero no había un camino hecho, hubo que crear ese contexto con mucho esfuerzo y constancia.  Hoy hay un boom de la ilustración causado por las redes sociales. Eso tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

¿Resulta complicado vivir en Barcelona y querer dedicarse al arte?

En la carrera de cualquier artista, como en la de cualquier trabajador, siempre hay momentos de todos los colores. Mi actitud es ir al estudio cada día y centrarme en mi trabajo, mi pareja y mi familia, y poner empeño en aprender e intentar hacerlo cada día mejor.

C00031

Tus hotspots favoritos son… 

Me gusta mucho mi barrio, vivo en la zona de Santa Caterina, y me parece la zona más bonita de Barcelona. Es como un pueblo, donde conviven muchas culturas, tiene mucha vida. Y, por ahora, no está totalmente invadido por el turismo. En el barrio hay joyas como el bar Mundial (Plaza Sant Agusti Vell, 1), donde puedes comerte una montaña de marisco a muy buen precio; el En Aparté (C/Lluís el Piadós, 2) donde hacen unos desayunos de lujo; el Blitz en Urquinaona, donde se puede escuchar buena música desde la hora del desayuno; o El Andorra (Sant Pere Més Alt, 74) para picar algo….

También fue sonada tu colaboración en 2015 con Love of Lesbian, a los que les hiciste la portada. ¿Cómo surgió la colaboración?

Santi me contactó hace ya tiempo y me dijo que quería que ilustrase el nuevo disco de Love of Lesbian y su próxima novela. Por ahora ya tenemos el disco, que ha salido a la venta hace unos días, y Santi ya está escribiendo… Así que creo no tardaremos mucho en ver la novela. Además, por casualidad, nos hemos ido encontrando porque la banda ensaya y graba en el mismo edificio donde yo tengo mi estudio.

¿Qué tipo de música escuchas en casa?

Cada vez me gusta más la música vieja, pero soy muy abierto y depende de la época o el momento escucho cosas muy dispares. Aquí algunos temas que escucho mientras trabajo…

 

Prohibirías…

La injusticia.

 Nunca pensabas que terminarías…

Levantándome cada día a las 7am para ir a yoga.

Para ti ser Good2b es…

Very Good.

Photos © Cecilia Díaz Betz