By
Cecilia Díaz Betz

No hay chocolate que por bien no venga. Esta adaptación del refranero popular nos viene al pelo a los amantes, adictos y fervientes catadores de chocolate. No obstante, todavía viene más a cuento al comprobar que, desde la recién nacida firma de chocolate experimental Señor Brown, están erigiendo este suculento alimento a una categoría culinaria diríamos que casi artística. Desde el propio Señor Brown profesan lo dicho: «No partimos de ningún concepto preestablecido. Vemos el producto y sus particularidades como un lienzo en blanco». Una declaración de intenciones clara y directa, que pone patas arriba el campo en cuestión tal y como lo entendíamos hasta ahora, inaugurando -y creando- un nuevo movimiento chocolatero.

La constante renovación, investigación y experimentación, es su pan de cada día, y la especialización en chocolate líquido, su diamante en bruto

La constante renovación, investigación y experimentación, es su pan de cada día, y la especialización en chocolate líquido -espectacular, brutal, como nunca antes lo habías probado-, su diamante en bruto. Nunca mejor dicho, porque todos los productos que ofrecen son prototipos o se encuentran en una excitante «fase de pruebas», que irán mutando y puliendo hasta alcanzar el cénit de extrema calidad y sabor que buscan sus alma máters, el chocolatero Miquel Coulibaly y su media naranja empresarial e instigador de esta aventura, Khaled Abbas (Plateselector). Ambos decidieron embarcarse en esta deliciosa y adictiva locura con el firme propósito de «crear singularidad dentro del mundo del chocolate, abriendo nuevos procesos y aplicando técnicas creativas en su elaboración». Con el Señor Brown puede ser que se abra una puerta al paraíso chocolatero dispuesta a tirar abajo muchos mitos, leyendas y cuentos populares en torno a este preciado manjar. Y… ¿quién sabe? Quizás algún día el chocolatero adquiera el mismo estatus y respeto que los chefs, pasteleros o baristas.

Podéis degustar una taza de chocolate por el módico precio de 3€

Y las buenas noticias no terminan aquí. Aunque parezca mentira, a estas alturas aún no se nos ha subido el chocolate a la cabeza ni nos hemos vuelto locos, y os contamos lo mejor del asunto: ahora podéis comprobar lo dicho en primera persona, porque acaban de abrir una pequeña y curiosa chocolatería en la privilegiada calle Enric Granados, 3. Un lugar donde, como imaginaréis, ser feliz cuesta muy poco. No sabemos si una taza de su chocolate líquido experimental te curaría todos los males cual pócima mágica, pero os aseguramos que su intenso sabor y el estar elaborado con las mejores materias primas consigue que tu mood pegue un brinco de alegría. Un planazo deleitarse degustando una buena taza de chocolate caliente del Señor Brown ahora que estamos en invierno. Aunque os gustará tanto que la querréis disfrutar todo el año.

Para los curiosos, os diremos que podéis degustar una taza de chocolate por el módico precio de 3€, os podréis llevar una bolsa de 500 gr de chocolate por 10€ y os podréis hacer con uno de sus curiosos bizcochos de agua por 5€. Eso sí, os avisamos que la repostería que encontrarás en el lugar, y que gira entorno al chocolate, varía cada semana para no aburrir al personal, ni al propio Coulibaly, siempre con ganas de probar e inventar.

 

 

Detalles




  • Dirección: Carrer d'Enric Granados, 3, Barcelona
  • Horario: L-D 16:00h - 21:00h
  • Teléfono: (+34) 656 33 43 03
  • Tipo: Tienda
  • Web: http://senorbrown.com/