By
Cecilia Díaz Betz

Ya lo decía Frank Sinatra: “I want to wake up, in a city that never sleeps and find I’m a number one, top of the list, king of the hill, a number one”. Así es The New York Life. Una manera de entender la vida, donde la clave reside en vivir cada momento como si fuera único. Algo que desde Seagram’s, la ginebra americana por excelencia -sí, no solo los británicos saben de qué van los gintónics- conocen de primera mano.

OB-YR504_mag091_G_20130827133700

The New York Life es una manera de entender la vida, donde la clave reside en vivir cada momento como si fuera único

Nueva York es una ciudad fugaz, iluminada, hipnótica y tan imprevisible como la suerte. Se dice que Manhatan no se detiene nunca, que ningún lugar suena igual y que se respira un ambiente único. Cary Grant, James Dean o la mismísima Audrey disfrutando de un Tom Collins en la barra del Astoria, también dieron buena cuenta de ello en su momento. Este espíritu tan desenfadado como elegante lo condensa Seagram’s a la perfección. Con más de 100 años de experiencia, es ya un clásico dentro del mundo de la destilería, y no podía tener sede física y espiritual en otra ciudad que Nueva York, donde, por ejemplo, aparecieron los primeros speakeasy (coctelerías clandestinas) durante la Ley Seca. Ahora la época estival empieza a ser una realidad, las terrazas se vuelven a llenar de estilo, éxito, libertad, suerte, destino y elegancia, y nada mejor que acompañar esos buenos momentos con los colegas, que con un buen combinado de Seagram’s y buena música. No necesitarás nada más. That’s the New York Life #SeagramsGin