By
Ariana Díaz Celma

Satoshi Fujiwara (Kobe, 1984) es uno de los fotógrafos y artistas contemporáneos más grotescos y atrevidos de los días que nos ha tocado vivir. Paradojas de la vida, no fue hasta que se mudó a Berlín hace tres años cuando empezaron a sucederse un buen montón de hechos que le convirtieron en uno de los nombres más prometedores del momento, como ganar el Japan Photo Award o ser el responsable de estampar con sus retratos una serie de camisetas para Issey Miyake. Hemos aprovechado su paso por Barcelona, donde está presentando su exposición Code Unknown, inspirada en la película de Michael Haneke de mismo nombre, hasta el próximo 30 de marzo en Wer Haus, para entrevistarle.

“No sé si se me puede describir como un retratador porque no pido permiso a mis protagonistas antes de hacerle la foto”

Hoy parece ser que te van a hacer un retrato. ¿Cómo se siente alguien que se dedica a ello en el otro lado del objetivo?

En la exposición Code Unknown no sé si se me puede describir como un retratador porque no pido permiso a mis protagonistas antes de hacerles la foto (risas).

¿Nunca has tenido miedo a que uno de tus protagonistas te denunciara por derechos de imagen?

Sí. De hecho una vez me pillaron y me obligaron a borrar la foto. Obviamente, lo hice.

satoshi.02

Tus imágenes están en alguna parte a medio camino entre la fotografía y la pintura. ¿Qué proceso utilizas para hacer tu trabajo?

He tomado todas las fotos sin flash, con la luz del sol. Después las he retocado mucho. Incluso he cambiado el color del pelo o el tamaño de los ojos de los protagonistas, hasta que casi no parecen ellos mismos.

“Acepté el proyecto de Issey Miyake porque me daba morbo el hecho de que los protagonistas anónimos vieran su cara por las calles de Berlín estampada en una camiseta”

Code Unknown está inspirada la película de mismo nombre del director Michael Haneke. Cuéntanos, ¿dónde encontramos el paralelismo?

En la película, hay una escena que sucede en un tren, donde un fotógrafo francés toma fotos a desconocidos. Yo hice lo mismo aunque en Berlín, durante largas jornadas que iban desde las seis de la mañana y hasta las ocho de la noche.

Tu trabajo ha despertado el interés de gente como el diseñador como Issey Miyake. A priori, ¿habías pensado alguna vez que tus retratos podían vincularse al mundo de la moda?

La verdad es que me sorprendió cuando Issey me llamó para estampar mis retratos en una serie de camisetas. Al principio no me interesaba el proyecto, pero me daba cierto morbo el hecho de que los protagonistas anónimos vieran su cara por las calles de Berlín impresa en una prenda de ropa. Podemos decir que acepté porque me gustaba el factor polémico que ello comportaba.

Aunque vives en Berlín, ganaste el Japan Photo Award en 2015, ¿crees que tu trabajo está más reconocido en Japón que en el resto del mundo?

Lo cierto es que no lo tengo claro. Cuando vivía en Japón era diseñador gráfico. Me mudé a Berlín cuando decidí estudiar fotografía hace sólo tres años y, antes de inscribirme en el premio, nunca había mostrado mi trabajo públicamente.

“Antes de inscribirme en el Japan Photo Award, nunca había mostrado mi trabajo públicamente”

No obstante, en sólo tres años has expuesto en varios lugares….

Sí, en IMA, una concept store que se centra en la fotografía contemporánea. En IMA también cuentan con una pequeña editorial -Amana- y fueron ellos precisamente los que publicaron mi libro. También en el espacio que Issey Miyake tiene en Tokio. Así que podemos decir que sobre todo he expuesto en Japón. Creo que esto se debe a que se trata de un país que da muchas oportunidades a sus artistas. Es muy de agradecer, porque sé que hay otros lugares donde parece que tienes que triunfar antes en el extranjero para hacerlo después en tu país de origen.

Negative0-23-21(2)

“Me mudé a Berlín a estudiar fotografía aunque de forma autodidacta, disparando y leyendo mucho en la biblioteca”

Entonces, ¿es tu formación fotográfica europea?

Podemos decir que sí, aunque también autodidacta. Decidí estudiar fotografía en Berlín, pero nunca lo hice de manera formal en una escuela, sino de forma autodidacta. Leí mucho sobre el tema y disparé sin parar. En la capital alemana he trabajado mucho con la fotografía experimental. Por ejemplo, he hecho un trabajo sobre la visión de Japón a través de Google, y también he desarrollado un mapa propio del mundo en el que Japón está en el centro.

Tu carrera es corta pero intensa. ¿Cómo te ves en un futuro?

Me gustaría hacer un trabajo más artístico. Ahora mismo estoy haciendo una mezcla entre la fotografía conceptual y la tradicional japonesa. También estoy trabajando en series de fotos que, aunque se han tomado en lugares distintos, tienen sentido juntas e incluso parecen una serie.

Tus hotspots favoritos son…

El metro y la librería de la universidad de Berlín, la UDK, donde hay infinidad de fotolibros.

Nunca pensabas que terminarías…

Haciendo una exposición en Barcelona y otras ciudades en Europa.

Prohibirías…

La gente moderna.

No puedes parar de escuchar en modo repeat…

Goldlink y Kendrick Lamar.

Para ti ser Good2b es…

Ser fotógrafo.

Photos © Cecilia Díaz Betz