By
Cecilia Díaz Betz
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20

Volvemos a Valencia a través de la última colección SS17 de Pepa Salazar. La diseñadora, oriunda de esta tierra, hace un revival-homenaje de aquellos años de discotequeo desenfrenado y descontrol, conocido como la Ruta del Bakalao o Ruta Destroy. Un período subversivo y convulso, que supuso la consolidación de la música electrónica y el movimiento clubbing en nuestro país, y que marcó radicalmente a toda una generación.

Pepa Salazar imprime en sus nuevas propuestas esa sensación catárquica y de puro desconocimiento que suponía adentrarse en la Ruta del Bakalao

Partiendo de conceptos como transformación, transición o viaje, Pepa Salazar imprime en sus nuevas propuestas esa sensación catárquica y de puro desconocimiento que suponía adentrarse en la Ruta del Bakalao. Un salto al vacío cargado de adrenalina y contradicciones que se muestra en prendas que escapan a cualquier norma. Cambiaban los tiempos, cambiaban los paradigmas, y la música máquina era el hilo conductor y la vía de escape. Todo esto, en plenos años ’90, cuando el pastiche estilístico evolucionado de los ’80 se erigía como profeta, y la confrontación entre lujo y decadencia estaba a la orden del día. De tal manera que la colección se compone de piezas que simbolizan este espíritu Destroy. Esto también queda patente en el tratamiento de los tejidos, con costuras vistas y descartes que reviven como nuevas piezas. En palabras de la propia diseñadora «la riqueza de los materiales tratados de manera decadente encuentra su antónimo en la utilización de conceptos y piezas clave de la cultura de club bakala enriqueciéndolos y convirtiéndolos en objetos de deseo. La descontextualización de las prendas se trata de la forma mas irónica.»

Para reflejar esta eclosión estilística en forma de campaña, ha contado con Phillipe Milton retratando a las modelos en un escenario desolado como son las ruinas de los «templos» de la Ruta del Bakalao: Barraca y Puzzle. Más información haciendo click aquí.