By
Laura Naranjo

{module SanSilvestre}

Se dice pronto. 40.000. Sí, 40.000 runners pusimos punto y final al 2012 sumando kilómetros en la San Silvestre Vallecana. Ya lo veníamos anunciando. En good2b íbamos a acabar el año corriendo. En concreto iba a hacerlo yo, Laura Naranjo, como parte de la preparación para la Cursa de Bombers, mi reto con Nike. Lo que no conocía era la gran cantidad de chicas runners que iban a acompañarme durante los 10km. Y es que esta ha sido la edición con más participación femenina de la historia, con el doble de inscripciones que el año pasado. ¡Wow! Pero vayamos por partes.

Para empezar, debía dejar Barcelona para pasar el 31 de diciembre en Madrid. Pese a que en la ciudad condal reinaba el sol y el buen tiempo, el parte meteorológico de la capital no era demasiado esperanzador. Opté, entonces, por abrigarme bien y dejar lo menos posible a la improvisación pues me esperaba un buen tute y debía llegar con los músculos en caliente si quería rendir un poco. Así pues, me coloqué el plumas Fave Down, la chaqueta Windrunner y la camiseta de manga larga Dri Fit Element, todo de Nike. En los pies, las Blazer Vintage, un modelo cómodo y, porqué no decirlo, muy molón. 

Una vez superado el trayecto del AVE, me dirigí a la carpa de prensa que Nike tenía instalada en la salida de la carrera. Las chicas, con las camisetas de María Escoté, ya empezaban a invadir el espacio y yo me reuní con Tamara, la redactora de Cosmopolitan que iba a completar el recorrido conmigo. He de decir que, una vez situada en el cajón de salida, me entraron todos los males al ver la subida tan pronunciada del principio del recorrido. Pero había llegado hasta ahí, estaba concentrada -toda una vida compitiendo a alto nivel sirve para ocasiones como esta- y estaba dispuesta a dejar el resto en las calles de Madrid.

Tras la salida -un espectáculo de música, por cierto-, los primeros 7km fueron rodados. Buen ambiente, corredores transformados en criaturas diversas y muchas -muchas- personas animando en los laterales del recorrido convirtieron esos 7.000 metros una fiesta deportiva. Pasamos por Alcalá, Cibeles, Atocha y llegamos… al puente de Vallecas. Punto crítico de la carrera. Las caras de alegría de los corredores, la mía incluida, se transformaron en rostros de sufrimiento. Y es que nos esperaban casi 3km en subida, algo para lo que no estaba del todo preparada. Tamara y yo optamos por reducir el ritmo, coger aire, aprovechar para hacer alguna foto y tomárnoslo con un poco de calma. Era nuestra primera carrera de 10km y queríamos llegar a las uvas en pie. Aún y así, cruzamos la meta juntas no del todo asfixiadas, acompañadas por decenas de corredoras que, como nosotras, decidieron acabar el año completando una de las mejores carreras del globo. 

Pero good2b’ers, mi particular carrera no acabó al cruzar la meta. No. Tenía el tiempo justo para encontrar al motorista que debía llevarme a Atocha para no perder mi tren de vuelta a Barcelona. Con la marea de gente y el cansancio acumulado, la búsqueda se complicó…pero di con él tras unos minutos de tensión. Fue gracias a su habilidad encima de las dos ruedas y a la sirena que llevaba incorporada la moto -era una de esas que llevan a los cámaras de televisión durante las carreras para que puedan filmar- que pude coger el AVE. ¡GRACIAS!

Así que sí. Lo logré. Acabé la San Silvestre Vallecana. Y lo hice en un tiempo más o menos aceptable. Unos 57.40 que pronto se convertirán en historia porque ahora empieza mi preparación de verdad, la de la Cursa de Bombers, mi objetivo y, espero, que el de vosotras, good2b’ers. Y aviso, yo voy en serio. ¿Quién se anima a correr conmigo? ¡Más información pronto! #makeitcount