By
Marta Serra

¿Cómo serían Whatsapp, Instagram o Spotify si hubieran nacido en los 80? Thomas Ollivier ya tiene su respuesta que queda representada en su proyecto artístico Re:Birth. Con esta colección, el mundo digital se hace tangible en versión vintage; objetos que tuvieron gran repercusión hace 30 años con los colores y los logos de las apps estrella del momento.

Bajo el sobrenombre de Tom Le French, este director creativo rompe la tendencia actual de esbozar posibles futuros y gira la vista atrás para imaginar un pasado alternativo. Con la certeza de que las aplicaciones y herramientas modernas responden a necesidades inherentes del ser humano, el artista pone de manifiesto que podrían haber nacido en cualquier otra época.

Para ello se sitúa en los años 80 y de crea su propia versión de las aplicaciones modernas recurriendo a juguetes y dispositivos analógicos del momento. Para elegir los más adecuados, no solo se ha basado en su función original sino que le ha añadido grandes dosis de humor: en Re:Birth, Instagram adopta el aspecto de cámara desechable, mientras que Facebook se convierte en beeper, Whatsapp en walkie talkie y Spotify, en reproductor de cassette portátil.

Google, Adobe Illustrator, Snapchat y Netflix también tienen su propia versión, transformados en juguetes: el buscador por excelencia es Speak & Spell de Texas Instruments, un dispositivo electrónico con teclado y sintetizador de voz; Snapchat se exhibe como la clásica Game Boy; Netflix tiene apariencia de View-Master de Mattel, un dispositivo que permitía visualizar imágenes con sensación de profundidad y Adobe Illustrator se viste de Telesketch, la pantalla pixelada que permitía dibujar y borrar a placer.

Con esta colección nostálgica, Thomas Ollivier, refleja el paso del tiempo y nos hace replantear cómo satisfacemos actualmente las necesidades humanas como son la conversación, la preservación de los recuerdos, alimentar el ego, entretenerse o la curiosidad de saber más.