By
Cecilia Díaz Betz

Hoy nos trasladamos a un momento concreto de la historia de la música moderna. Nos vamos de viaje nostálgico directos al nacimiento de la New Wave, en los ’80. Un término que englobaba todo aquello que estaba sucediendo, musicalmente hablando, alrededor del rock, el pop y el punk, y que de alguna manera, era muy difícil de encasillar en aquella época, por su marcado carácter transgresor. Una nueva ola llena de modernidad y tendencia dark que hoy recordamos gracias a una firma: Psychic Hearts.

«We’ll be sad and young forever»

Se trata de la nueva aventura de Mikhail Bortnik, fundador de la subversiva firma neoyorquina Mishka, que recupera todo ese espíritu de ruptura y desdibujamiento de los géneros, pero con un claro énfasis puesto en la jovialidad. En Psychic Hearts, Bortnik toma como punto de partida e inspiración, tanto la música más representativa de la New Wave, como su estética a caballo entre el punk y el emergente gótico. Por lo que resulta imposible no acordarse de grupos tan representativos de aquella época como The Cure, Bauhaus, Cocteau Twins o el mismísimo David Bowie. Camisetas, pantalones de chándal, sudaderas, bolsos, pins y gorras creados bajo el influjo nostálgico del shoegaze, el postpunk o los sintetizadores, recuperando la estética siniestra y trayendo a nuestros días ese espíritu de convulsión juvenil, y que hoy vuelve a estar muy a la orden del día, manifestándose por ejemplo, a través de la moda. Como Mikhail Bortnik profesa para definir Psychic Hearts: «We’ll be sad and young forever» («Seremos siempre tristes y jóvenes»).

Más info y shop online haciendo click aquí.