By
Alejandra Chacón de Azúa

Con tan solo 22 años, la fotógrafa australiana Prue Stent ha pasado de ser una “artista de internet” a ser una de las colaboradoras de la marca Gucci en Estados Unidos. En sus fotografías, sobre paisajes idílicos y con colores rosa chicle, la artista plasma su concepción del cuerpo de la mujer, a veces de forma surrealista, abstracta o incluso grotesca.

Marcadas por la exploración de género e identidad, sus imágenes resisten a la típica visión del cuerpo femenino y alteran los cánones de belleza hasta hacerlos desaparecer

Marcadas por la exploración de género e identidad, sus imágenes resisten a la típica visión del cuerpo femenino y alteran los cánones de belleza hasta hacerlos desaparecer: “Intento crear un tipo de belleza alternativa con el que la gente no está familiarizada”, explica, “es como subvertir algo que consideras bonito en algo raro”. No obstante, y a pesar de que parezca que siempre ha sabido lo que quería expresar con sus fotografías, la artista asegura que se trata de algo que ha ido surgiendo de forma inconsciente: “No es algo que me hay planteado conscientemente, pero tengo curiosidad explorando cosas como la sexualidad, el erotismo y la fertilidad, y creo que lo que me inspira son mis mejores amigas, mi hermana y yo misma. Es como una pequeña autoexploración”.

Y es con su mejor amiga Honey Long con quien más ha experimentado. Ambas forman un dúo artístico que cuadra a la perfección. Long, experta en performances, instalaciones y escultura, es la modelo perfecta para Prue Stent, y juntas se complementan para llegar al mismo objetivo: dejarse llevar por la curiosidad y experimentar con gran cantidad de materiales y objetos con su cuerpo. “Prue y yo éramos mejores amigas en el instituto y siempre hemos hecho cosas juntas. Más tarde, ella empezó a meterse en la fotografía y yo más en el lado de hacer cosas. Así que empezamos a tomarnos fotos juntas y todo empezó ahí”, relata Long.

Su arte no ha sido bien acogido por muchos, empezando por sus novios o hermanos, quienes se sentían atacados por las imágenes

Sin embargo, su arte no ha sido bien acogido por muchos, empezando por sus novios o hermanos, quienes se sentían atacados por las imágenes. Según Prue, creían que eran desafiantes y lo habían llegado a considerar pornografía: “me llevó bastante tiempo superar este obstáculo y ser persistente con ello”, señala. La fotógrafa ha asegurado que su trabajo no pretende atacar o dañar a nadie; para ella esto es normal, quizá, debido al círculo de personas con el que se mueve: “en mi grupo de amigas somos bastante sinceras entre nosotras y hablamos sobre este tipo de cosas”.

De todos modos, si hablamos de críticas, las redes sociales son, ahora mismo, la diana más fácil para hacerlo. Por eso, su Instagram ha sido la plataforma con más comentarios negativos: “me critican por no fotografiar a más mujeres de color, cosa que me resulta interesante”, comenta, “pero es porque solo fotografío a mi hermana, a mi mejor amiga Honey y a mi misma. Nunca he rechazado mujeres de color en mi trabajo, pero juego con las personas más cercanas a mí” argumenta. Seamos francos, siendo artista ya se sabe que no se puede gustar siempre a todo el mundo. Siempre habrá dos caras en la moneda.

Más info y trabajos de Prue Stent haciendo click aquí.