By
Quim Coll

En 2001 el director francés Olivier Meyrou dirigió, a petición de la icónica firma francesa, un documental sobre la figura de Yves Saint Laurent. Eran los últimos días del añorado diseñador en frente de su propia marca y, a petición de Pierre Bergé, ex-amante y socio del diseñador, Meyrou se encargó de grabar todo lo que pasaba en el cuartel general de la legendaria marca francesa. Aún así, una vez completado, el propio Bergé prohibió su emisión. 18 años después, se ha proyectado por primera vez en un cine inglés. F: Yves Saint Laurent fotografiado por Reginald Grey en Marruecos

El documental sobre Yves Saint Laurent dirigido por Olivier Meyrou estuvo 18 prohibido por orden de Pierre Bergé. Ahora, por fin, se ha estrenado

El documental se titula Yves Saint Laurent: The Last Collections. Grabado durante tres años en el taller de la marca en la Avenue Marceau de París (a día de hoy, un museo dedicado al diseñador) el documental nos descubre al modista preparando sus últimas colecciones así como preparándose para varios hitos en su carrera, como su espectáculo retrospectivo durante la ceremonia de clausura del Mundial de Fútbol de 1998 o el recibimiento del Lifetime Achievement Award presentando en la ceremonia CFDA Fashion Awards en 1999.

El propio director explica que el taller de Yves Saint Laurent era como una versión en miniatura de la Francia del siglo XX, con los trabajadores, los creativos y los jefes bajo el mismo techo. Cuenta que la creatividad era el foco de cada decisión, y que todo lo que se hacía se hacía pensando en la visión particular de Saint Laurent. De hecho, la figura de Pierre Bergé, que a pesar de romper su relación afectiva con Saint Laurent en 1998 siguió al frente de la marca, se encargaba de hacer cumplir esa visión y preservar el futuro legado del diseñador francés; un rol que mantuvo hasta su muerte en 2017.

Cortesía de Youtube/MUBI

En el documental, Bergé pasa más tiempo delante de la cámara que el propio Yves, que era una persona privada y vergonzosa. Meyrou afirma que no sabe muy bien por qué Bergé se opuso a que el documental se proyectará en 2001. Afirma que ni lo había visto, y supone que es por el hecho de que no pudo participar en el proceso de edición y montaje del documental. A pesar de eso, tras la muerte de Bergé, 18 años más tarde, el veto sobre el documental se ha levantado, y esperemos poder verlo en cines de toda Europa muy pronto y, así, poder conocer la icónica figura de Saint Laurent un poco más de cerca.