By
Cecilia Díaz Betz

A estas alturas del año, ya podemos decir que la temporada de eventos y festivales al aire libre ha quedado oficialmente inaugurada. Sin embargo, aunque las ansias de verano y del destape generalizado se apoderen de uno, no hay que ser ingenuo y cometer el mismo de error de todos los años, de salir a la calle si un plan b y/o poncho protector. La primavera es traicionera, y parece mentira que no lo sepamos. Se pasa del día perfecto al diluvio universal en menos de lo que canta un gallo, y sin previo aviso, ergo, hay que estar preparado.

«Hasta el 4o de mayo, no te quites el sayo»

Si en materia de prendas de vestir para exteriores andas un poco perdido, y además tu condición inapelable es no perder la elegancia ni la sobriedad nunca, estás de enhorabuena porque hemos encontrado lo que buscas y necesitas. Hablamos de un precioso poncho de edición limitada y estética tremendamente depurada, obra de la firma neoyorquina The Arrivals en una curiosa colaboración con el estudio de arte y arquitectura Snarkitecture, fundado por el artista Daniel Arsham. Está disponible en color crudo y negro, y resulta el aliado perfecto para las inclemencias climáticas repentinas que se viven en esta estación del año. Además, la sobriedad impoluta de la apariencia exterior de este práctico poncho contrasta con la complejidad a nivel de funcionalidad, de su interior, ya que está dotado de bolsillos ocultos cortados con láser de diferentes tamaños, un ojal especial para que puedas sacar los auriculares y compartimentos de seguridad impermeables. Una prenda de sobresaliente, y que corrobora lo que la sabiduría popular lleva siglos advirtiendo: Hasta el 4o de mayo, no te quites el sayo.

 Captura de pantalla 2016-05-23 a las 1.02.51 Captura de pantalla 2016-05-23 a las 1.04.10Captura de pantalla 2016-05-23 a las 1.03.07 Captura de pantalla 2016-05-23 a las 1.05.10 

Campaign photos © Noah Kalina.