By
Cecilia Díaz Betz
scan-170405-0008c
scan-170406-0003
scan-170406-0004
scan-170406-0005
scan-170406-0016
scan-170406-0017
scan-170406-0021b
scan-170406-0023
scan-170406-0026
scan-170406-0027
scan-170406-0028
scan-170406-0029
scan-170406-0031
scan-170406-0032
scan-170406-0033
scan-170406-0034
scan-170406-0036
scan-170406-0047
scan-170406-0048
scan-170406-0049
portada-paco-pinton

Hace calor y se nota esa calma que imprime la época estival. De fondo, los acordes del clásico hit de los Beach Boys, ‘Surfin’ Safari’, nos va despertando del letargo y activando el organismo. La luz es potente y lo invade todo. Esa luz blanca e impoluta de los largos días de verano. No hay más preocupación que deslizarse por una prenda y salir a respirar, aventurarse. Así, como si de un relato de juventud veraniega se tratase, nos adentramos en la nueva colección de Pintón, que toma prestado el título de la canción que acompaña este historia.

Beats californianos y reminiscencias de los ’70, pero con la vanguardia como bandera, agitando en pro de la ausencia de género

Beats californianos y reminiscencias de los ’70, pero con la vanguardia como bandera, agitando en pro de la ausencia de género. Mujeres y hombres que comparten un atuendo confeccionado en linos, algodones y sedas de gran calidad, remarcado el concepto de unisex -marca de la casa Pintón-. De primeras, en Surfin’ Safari encontramos una sección más de sastrería compuesta por blazers, trajes de pantalón y chaqueta, smokings clásicos deconstruidos, camisas y vestidos camiseros. Todo un toque de elegancia que contrasta con las bombers en neopreno de color buganvilla, sin duda, uno de los hits de esta nueva colección. Y no podían faltar sus ya icónicas camisetas y sudaderas de algodón. En ellas reaparecen varios de sus símbolos más reconocibles como palmeras, tiburones o murciélagos, y se unen el corazón y la cobra al elenco. Un relato de verano a ritmo de surf rock que pide a gritos colarse en tu armario, seas del género que seas. Más info sobre Pintón haciendo click aquí.

Photos © Alec Iatan y Roxana Mirtea.