By
Cecilia Díaz Betz

Los objetos, aunque cuenten con una primogénita vocación funcional, llevan una simbología implícita muy interesante. Están ahí, a nuestro alrededor, ayudándonos en nuestra cotidianidad o simplemente, permitiendo que nos deleitemos la vista y el alma con su presencia. Pero, si nos centramos en el enigmático mundo de los espejos, el simbolismo, la magia y el misterio, aumentan exponencialmente. Este curioso objeto, que permite gracias a un efecto óptico reflejar aquello que tiene delante -llamémosle la realidad-, parece haber estado presente en la historia de la humanidad casi desde el principio de los tiempos. La diosa egipcia Isis tenía uno mágico que le ayudó en varios episodios complicados de hazañas y venganzas; o acercándonos un poco más a nuestro días, los Romanos fueron quiénes usaron por primera vez uno de cristal, muy parecido al que tenemos actualmente.

Una serie de espejos que mira hacia el Surrealismo y el Dadaísmo, para finalmente presentarse con una contem- poraneidad aplastante

La culpa de enfrascarnos en este apasionante mundo de reflejos e ilusiones ópticas que representan los espejos, elucubrar sobre sus significados a través de la historia y querer jugar a crear sinestesias varias con sus cualidades, la tiene Pinassa. Un pequeño gran proyecto de creación de objetos donde arte, interiorismo y diseño de mobiliario, se entrelazan orgánicamente, y se prima la estética por encima de todo. Fue iniciado de manera totalmente autodidacta por Marc Luelmo hace unos dos años. Como si se tratase de un juego, se mudó de casa y entró en esa etapa de la vida en la que empiezas a querer construir un hogar que hable de ti. Dicho y hecho, como no encontraba en el mercado lo que habitaba en su imaginación, comenzó a experimentar y jugar creando su propio mobiliario. De su cabeza y de sus manos salieron: lámparas, mesas, sillas y espejos, y precisamente éstos últimos, han sido la clave para lanzarse a crear su primera colección con la que darse a conocer.5_Pinassa

Una exquisita serie de espejos que mira hacia las vanguardias de principios del S.XX, balanceándose entre el Surrealismo y el Dadaísmo, para finalmente aparecer ante nosotros con una contemporaneidad aplastante. Están hechos en madera de pino y fornica imitando al mármol, no obstante, su verdadero atractivo reside en el efecto óptico que generan con sus formas geométricas, llevando a nuestros ojos a pensar, que están ante un objeto de 3D, cuando en realidad son totalmente planos. Parte de esta magia, tan ligada a los simbolismos que representan los espejos, se ha conseguido con las fotos de la colección realizadas por la fotógrafa Rita Puig-Serra (las podéis ver en el slide arriba). Gracias a la descontextualización de estos objetos en espacios naturales, logra redundar en esa irrealidad y darle un carácter escultórico a algo aparentemente tan mundano y cotidiano como es el espejo. Una clara invitación para dejarse hiptonizar por su fuerza visual y querer mirar un Pinassa todos los días.

1_Pinassa

Los espejos de momento se pueden comprar contactando con Pinassa directamente, aunque están en preparación de unas pequeñas series limitadas de algunos de los espejos que se podrán comprar en tiendas. Además, como estudio creativo, en Pinassa también llevan a cabo proyectos personalizados y adaptados a cada cliente. Podéis ver todo su imaginario haciendo click aquí.