By
Sandra Navarro Bejerano
Nendo vuelve a apostar  por quebrar límites a cambio de mandíbulas abiertas y cejas en alza. Su nueva ocurrencia se llama Picto, una colección de muebles que toma  las raíces culturales de Asia como motivo simbólico. Gracias a la expresividad de los kanjis, Nendo potencia unos modelos muy zen, esculpidos por la magia de las formas.
Cada una de las piezas ha sido inspirada por los pictogramas y los kanjis chinos
Estos muebles son pura alegoría.  La colección cuenta con una mesita auxiliar, una pequeña estantería, una silla y un recipiente; y cada una de las piezas ha sido inspirada por los pictogramas y los kanjis chinos. De este modo, las palabras como Sanzui, que remite al agua, o Kusakanmuri, que hace referencia a las plantas, han dado forma y sentido a sus diseños.
El  juego geométrico ensambla todo este compendio de expresividad en 2D, lleno de formas sinuosas y de superficies blancas y suaves. La silla, por ejemplo, usa exactamente la misma pieza que es soporte de la mesa, solo que doblada para permitirte sentar. Los círculos de la estantería, solapados, tienen mil y una posibilidades de uso práctico. De algún modo, parece que se haga continua referencia al poder plurisimbólico del carácter chino, aplicándolo en unos muebles que son, a la vez, multifuncionales. Picto es el lado más armónico de Nendo. No te pierdas otros proyectos suyos.