By
Nuria Candela López

Que somos fans de Petros Koublis no es ningún secreto. El fotógrafo griego conocido por su especial sensibilidad para lo metafísico, nos fascina. Sus series  In Landscapes, beyond the brittle towns asleep o Advaita nos llevaron a zonas profundas a las que no hemos vuelto a acudir hasta que nos ha vuelto a deslumbrar con su nueva serie Selene, una exploración de los territorios geográficos e interiores más abisales.

Selene hace que nuestra mente se funda con la inmensidad del Universo y por un momento no exista ni el espacio ni el tiempo

Después de haberse dedicado durante unos años a la pintura, Petros Koublis se reconoció así mismo como fotógrafo en el año 2000. Desde entonces, entre Nueva York y Atenas, no ha dejado de cultivar su personal modo de trabajar y exponer su trabajo, apareciendo en diversas publicaciones.

En Selene, su nueva serie, abraza de nuevo la fotografía poética y nos ofrece la posibilidad de atravesar el paisaje sin límites, desde nuestra percepción más cercana al punto más alejado del Universo. El resultado de este viaje es la demostración de la condición celestial del mundo. Las montañas y los mares, los objetos más familiares de nuestra experiencia inmediata todavía llevan dentro de ellos la magia de los mundos distantes. Un paisaje inseparable que se abraza y renace pero que cuyo origen es el mismo.

Una regresión histórica a los orígenes del Universo y por supuesto al nuestro mismo y una conexión, la de nuestro ser más profundo con la inmensidad.

Selene hace que nuestra mente se funda con la inmensidad del Universo y por un momento no exista ni el espacio ni el tiempo, solo la maravilla de la existencia. Nos hace quedarnos en silencio y disfrutarlo, mirar con nostalgia el cielo en la noche, apreciar la belleza y ser conscientes de esa transcendencia.

Descubre todo su trabajo aquí.