By
Cecilia Díaz Betz

Entre la infinidad de cosas buenas que te ofrece la ciudad de Barcelona, hay una en especial, muy ligada al mundo gastronómico, que siempre me ha llamado la atención. Se trata de los tradicionales mercados. En esta ciudad siempre se ha puesto mucho empeño en no dejar que mueran (todo lo contrario) y en matener más vigente que nunca esa grata satisfacción, con tanta solera y tradición, de hacer la comprar allí, saludarte con los tenderos que ya te conocen, y de vez en cuando tomarte una caña-tapa como dios manda en alguno de sus maravillosos bares.

Hoy nos trasladamos a uno de esos emblemáticos mercados para presentaros una de sus paradas, la bacaladería Perelló 1898. Tras varios años de reformas integrales, el mítico Mercat Ninot -en pleno Eixample izquierdo- ha abierto de nuevo sus puertas. Algunas de sus clásicas paradas han aprovechado para reinventarse y dar un paso más allá. Tal es el caso del Perelló 1898 que, acompañando la nueva etapa del mercado, también da el pistoletazo de salida a una nueva andadura. La clásica tienda donde el bacalao es el rey del mambo, ahora incorpora como novedad una barra de degustación donde probar este pescado en una gran variedad de preparaciones.

La clásica tienda del Mercat Ninot donde el bacalao es el rey del mambo, incorpora como novedad una barra de degustación donde probar este pescado en una gran variedad de preparaciones

Su estreno como restauradores se lo han encomendado al buen hacer del chef argentino Guada Reig (Ca la Nuri, Fermí Puig). Su apuesta se centra en un tipo de cocina para compartir, muy de barra, sencilla, sin pretensiones, pero extraordinariamente selecta en calidad de producto y sabor. Para comenzar, os recomendamos probar desde los bocadillos de bacaladeros y olivas, hasta las tortas saladas, aperitivos rápidos, tapetes y platillos, latas de conserva, crestas, croquetas o buñuelos (¡deliciosos!); acompañado todo con un buen vermut -cuenta con tirador propio de Casa Mariol-. Después uno puede pasar a degustar opciones más elaboradas, pero igualmente aptas para el picoteo, como el bacalao con pisto, el empedrat de bacalao, el trinchat de la Cerdanya con sardina ahumada o los guisantes con butifarra y tripa de bacalao. Importante no olvidar dejar hueco para las tortas saladas, otro de los platos fuertes de la barra de Perelló 1898. Están elaboradas con un magnífico pan del histórico Horno Sarret, y hay desde las tradicionales de anchoas, a las más elaboradas de salmón o de esqueixada con pimiento asado.

Una amplia esquina ubicada en el mismo corazón del nuevo mercado -paradas 18, 19, 20- de cuyo diseño se ha encargado el prestigioso estudio de Sandra Tarruella

Otro importante detalle a tener en cuenta es la gran apuesta que han hecho a nivel de diseño. Por un lado, con la rehabilitación del mercado, las cuatro diferentes tiendas y la novísima barra de desgustación se unifican en un mismo espacio. Una amplia esquina ubicada en el mismo corazón del nuevo mercado -paradas 18, 19, 20- de cuyo diseño se ha encargado el prestigioso estudio de Sandra Tarruella y que, sin duda, posiciona al Perelló 1898 en línea de acción donde la modernidad camina de la mano con la tradición, bebiendo la una de la otra.

Si sois de esa tipología de persona a las que el bacalao os vuelve locos, aprovechad la visita al Mercat de Ninot para hacer la compra y parad en el Perelló 1898 para probarlo en su máximo esplendor. Palabrita.

 

Detalles




  • Dirección: Mercat del Ninot, parada 18-20 | C/ Mallorca, 135, Barcelona.
  • Horario: L-S 8:00 - 21:00 h | D Cerrado.
  • Teléfono: +34 93 454 32 20
  • Tipo: Restaurante