By
Gemma Mondéjar

Cuando se creó la primera cámara muchos creyeron que la pintura a modo de retrato o paisaje había llegado a su fin porque la fotografía tenía como única posibilidad plasmar la realidad. Pero, ¿qué pasaría si ahora la fotografía pudiera enseñarnos a ver lo que el ojo humano no puede? Paolo Pettigiani es un joven de 25 años que no se conformó solamente con capturar la realidad, sino que quería ver hasta qué punto lo invisible podía ser visible. Y fue ahí donde nació Infrared, su último proyecto.

Paolo usa la luz infrarroja para mostrarnos lo que el ojo humano es incapaz de ver

Infrared, o la luz infrarroja, es lo que le ha permitido a Paolo descubrir un nuevo mundo, usar el color para distorsionar la realidad que nosotros vemos y plasmarlo en forma de fotografía. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

Primero de todo se necesita una cámara modificada que te permita ver más luz que una cámara normal, es decir, la que pueda captar infrarrojos. Entonces, todos aquellos elementos que contengan clorofila –sobre todo está presente en las plantas– reflejan la luz infrarroja de una forma muy curiosa y que el ojo humano es incapaz de ver en un 80%.

De esta manera, Paolo ha logrado capturar de forma distinta paisajes que han sido fotografiados de manera idéntica una y otra vez durante años. ¿El resultado? Realmente increíble.

¿Quién nos iba a decir que podríamos ver los árboles en color fresa? Sin duda, Paolo Pettigiani ha conseguido hacer de lo invisible algo totalmente evidente y le estaremos eternamente agradecidos por ello. No dejéis de pasar por su web para dejaros embaucar con otros maravillosos proyectos, o seguir indagando en otros fotógrafos aquí.