By
Lucía Morales
FW19_Palomo_Spain_Look_37
FW19_Palomo_Spain_Look_36
FW19_Palomo_Spain_Look_35
FW19_Palomo_Spain_Look_34
FW19_Palomo_Spain_Look_33
FW19_Palomo_Spain_Look_32
FW19_Palomo_Spain_Look_31
FW19_Palomo_Spain_Look_30
FW19_Palomo_Spain_Look_29
FW19_Palomo_Spain_Look_28
FW19_Palomo_Spain_Look_27
FW19_Palomo_Spain_Look_26
FW19_Palomo_Spain_Look_25
FW19_Palomo_Spain_Look_24
FW19_Palomo_Spain_Look_23
FW19_Palomo_Spain_Look_22
FW19_Palomo_Spain_Look_21
FW19_Palomo_Spain_Look_20
FW19_Palomo_Spain_Look_19
FW19_Palomo_Spain_Look_18
FW19_Palomo_Spain_Look_17
FW19_Palomo_Spain_Look_16
FW19_Palomo_Spain_Look_15
FW19_Palomo_Spain_Look_14
FW19_Palomo_Spain_Look_13
FW19_Palomo_Spain_Look_12
FW19_Palomo_Spain_Look_11
FW19_Palomo_Spain_Look_10
FW19_Palomo_Spain_Look_09
FW19_Palomo_Spain_Look_08
FW19_Palomo_Spain_Look_07
FW19_Palomo_Spain_Look_06
FW19_Palomo_Spain_Look_05
FW19_Palomo_Spain_Look_04
FW19_Palomo_Spain_Look_03
FW19_Palomo_Spain_Look_02
FW19_Palomo_Spain_Look_01

Corría 1916 cuando los Ballets Russes llegaron a Madrid huyendo de los horrores de la Primera Guerra Mundial. Durante aquella primavera, la compañía de Serguéi Diáguilev representaron obras como El pájaro de fuego y Petrouchka, ambas de Igor Stravinsky, embaucando por competo al público madrileño, ávido de vanguardias, así como de diferentes lenguajes y alteridades.

Despliegue de rebeldía, búsqueda de nuevas masculinidades y encantos patrimoniales

En aquel tiempo, los Ballets Russes recorrerían Europa e impulsarían un ensamblaje con los pintores dadaístas de la época como Picasso, Giorgio de Chirico, Duchamp, Picabia, Mina Loy o Jean Crotti; llegando a incluir algunas de sus obras en sus decorados. Rechazaban el canon establecido y rompían con la norma, como Alejandro Palomo y su equipo han hecho una ocasión más en la presentación de la colección de otoño/invierno ’19 1916 en la presente edición de la NYFW.

PALOMO SPAIN FW19 NEW YORK FASHION WEEK 02/04/2019

A lo largo de los siete años de actividad dal cordobés las pasarelas de Madrid, Moscú, París y Nueva York han servido de plataforma a lo largo de los siete años de actividad del Palomo para el  despliegue de sus arriesgadas narrativas. Durante la jornada de ayer en los Pier59 Studios, el diseñador conmemoró la que fuera su cumbre tres años atrás en el panorama de la moda internacional a través de 1916, tomando como referencia e hipótesis de investigación a la compañía del ruso Diáguilev.

PALOMO SPAIN FW19 NEW YORK FASHION WEEK 02/04/2019

La apuesta masculina del cordobés toma la sastrería masculina como foco principal. De modo que en el desfile pudimos ver pantalones, trajes, chaquetas, abrigos de corte masculino, combinados con monos, tops o faldas, aportando una interesante hibridación de género, que sirve de inspiración a un chico moderno y urbano.

PALOMO SPAIN FW19 NEW YORK FASHION WEEK 02/04/2019

Las prendas -de tonalidades grises, verde esmeralda, o blancos y negros fundidos en rojos intensos- se presentan con materiales como las rejillas de encaje, terciopelo, lanas, cachemires, y terciopelos de algodón, con acabados en plumas de gallo y muaré, así como nuevos materiales como el nylon -de blanco impoluto- presente en prendas deportivas de la colección aportando a la misma un toque innovador. Resultaron interesantes los prints presentes en múltiples propuestas, como es el caso del primer print diseñado por la firma, que deconstruye el clásico lunar “polka dot” con ciertas referencias al Pop Art.

PALOMO SPAIN FW19 NEW YORK FASHION WEEK 02/04/2019

Accesorios como guantes o bolsos fabricados en Ubrique -entre los que destacó la ‘tote bag’- o sombreros, manufacturados en Sevilla por Reyes Hellín, inspirados en la Guardia Real, cuentan con elevada presencia en la colección. Resulta inreresante, asimismo, la combinación en algunos de los conjuntos de interesantes piezas de lencería que el cordobés ha diseñado en colaboración con la firma de lencería Andrés Sardá.

PALOMO SPAIN FW19 NEW YORK FASHION WEEK 02/04/2019

Ayer pudimos disfrutar de esta versión renovada de la firma española, que continúa manteniendo muy presente su identidad y el influjo de la España profunda, ensalzándola en arenas extranjeras priorizando la rebeldía, la búsqueda de nuevas masculinidades y los encantos patrimoniales, a la conquista de aguas internacionales como la NYFW.