By
Cecilia Díaz Betz

¿Nunca habéis tenido ese clásico día de necesitar -como diría una buena amiga mía- una dosis de «brillito» en vuestras vidas, y a la hora de la verdad, sentir la frustración de no encontrar ese preciado lugar dónde satisfacer semejante deseo (y podría añadir, al alcance de tu bolsillo)? Pues hemos descubierto ese anhelado oasis -supuestamente inalcanzable- donde de repente poder sentirse de la High Society y huir despavoridos del mundanal ruido de la ciudad a pie de calle: el restaurante Winter Garden situado en la terraza del Palace Hotel Barcelona.

Existen paraísos escondidos en esta ciudad, por los que merece la pena dejarse ver de vez en cuando, sobre todo, para auto premiarse

No, no nos hemos vuelto locos, sencillamente, existen paraísos escondidos en esta ciudad, por los que merece la pena dejarse ver de vez en cuando, sobre todo, para auto premiarse. Todo un gesto vital. Así que, en este sentido, el restaurante Palace Winter Garden, clama al cielo por tu presencia. Nuca mejor dicho, porque desde hace poco más de un mes, en lo más alto del hotel, ofrecen de lunes a viernes un suculento menú ejecutivo de mediodía de intensos sabores mediterráneos, creado por el chef Marc Mallasén, que muta cada semana y depende estrictamente de los productos de temporada. Por un más que aceptable precio de 29 € (IVA incluido), uno puede deleitarse eligiendo entre cuatro primeros, cuatro segundos, tres postres, más bebida, pan, café, una vistas envidiables a la ciudad, un trato exquisito de su personal y en un enclave barroco que emula un jardín romántico de los años ’20, pero de ritmo pausado.

Relajarse, tomar un rato el sol, disfrutar de las vistas y probar platos como el Royal de espárragos, yema curada y mayonesa de cítricos; el Cazón en adobo de comino, hummus e hinojo encurtido; e el Meloso de ternera con jugo de vainas y aroma de parmesano; son razones más que suficientes para anotar en restaurante Palace Winter Garden entre tus objetivos gastronómicos a descubrir este 2017.

No olvidemos mencionar los postres como éste que veis en la imagen a continuación: una Tarta de limón y merengue con gel de yuzu –ojo que está deconstruida para un mayor disfrute de los ingredientes- que se convierte en todo un broche de oro dulce y elegante al paladar, para cerrar el festín.

Más info sobre el Palace Winter Garden aquí.

Detalles