By
Teresa Rodríguez

Dos emprendedores de origen asiático afincados en España desde su infancia son los responsables de la puesta en marcha de Oribu Gastrobar, un restaurante que busca la fusión de la comida asiática con los sabores clásicos del  mediterráneo. Con esta idea en la cabeza se puso nombre al restaurante Oribu, vocablo que significa oliva en japonés.

Oribu busca la fusión de la comida asiática con los sabores clásicos del  mediterráneo

El local cuenta con diferentes espacios, muebles vintage, bonitas lámparas y un estilo casual a la par que elegante. Entre sus salas destaca un salón para cenas privadas con sofás Chester con chimenea incluida, perfectas para una velada especial entre amigos.

Como responsable de los fogones encontramos a Óscar Horcajo, discípulo de Chicote, que ha sabido encontrar la fusión de sabores del lejano Oriente con clásicas recetas de nuestra tierra. El resultado es sorprendente, como bien demuestran  los dim-sum de rabo de toro, la tortilla de patatas fritas en témpura, las albóndigas de pollo de corral con guiso de coco o la carrillada ibérica con curry rojo. La carta también cuenta con originales recetas de sushi como el nigiri de salmón gratinado teriyaki, de atún rojo Bilbao-Tokyo o los futomaki de langostinos fritos en tempura con mayonesa de curry y lima.

El precio medio es de 25€ por persona y cuentan con un atractivo menú de mediodía por 12€.

¿Te animas a conocer Oribu Gastrobar y sus originales recetas?

Detalles