By
Nuria Candela López

La joven fotógrafa Clara Balzary dispara imágenes llenas de luz, energía y color que contagian optimismo y una forma de ver la vida que despierta el lado más emocional del espectador. Balzary, que desde muy pequeña se sintió atraída por el mundo de la fotografía, trabaja desde Los Ángeles en el campo de la moda y la publicidad filmando editoriales para artistas como Urban Outfitters, Adidas, W Magazine y Teen Vogue. 

Sus fotografías simulan cápsulas en las que ha podido atrapar el bienestar y hacerlo perpetuo

A los 12 años Anthony Kiedis, compañero de banda de su padre en Red Hot Chili Peppers, le regaló una cámara de fotos. A partir de ahí comenzó a retratar diariamente a su mascota, pasando sus descansos escolares en el cuarto oscuro y dedicando todo su tiempo libre a lago que se estaba convirtiendo en algo más que una simple aficción. Después de su educación primaria pasó al Art Center College of Design de California y después a trabajar con el influyente fotógrafo Mario Sorrenti en Nueva York. Desde entonces no ha parado de disparar todo lo que puebla su alrededor, convirtiendo momentos y objetos banales en imágenes sublimes.

Clara confiesa que su mirada y su emoción le impulsan a tomar fotografías que despierten algún tipo de sentimiento emocional, aunque visualmente y a primera vista sean bastante inexpresivas. Tomas repletas de naturalidad y rayos de sol en sal que a menudo figuran sus propios amigos envueltos por un halo romántico y delicado.

 

Sus imágenes son momentos en los que nos gustaría quedarnos a vivir, por la sencillez y por la luz, cada una de sus fotografías consigue que percibamos cierta calma y sosiego, como si fueran cápsulas en las que ha podido atrapar el bienestar y hacerlo perpetuo.

Ha filmado campañas para Converse, Adidas y Urban Outfitters entre otros, y ha producido editoriales para W Magazine y Teen Vogue.

Puedes seguir su trabajo al completo aquí.