By
Cecilia Díaz Betz

No sé qué tiene la fotografía aérea que te atrapa inmediatamente. Las instantáneas desde el aire desprenden un magnetismo visual increíble, y nos ofrecen una visión muy especial del mundo que habitamos. El enganche también quizás tenga que ver con nuestra condición de seres humanos con los pies en la tierra, y que en cuanto podemos convertirnos en pájaros, lo vibramos de sobremanera -menos aquellos que sufren de vértigo, claro-. Hace poco os hablamos del trabajo de Bernhard Lang, que retrataba la masificación veraniega de la costa italiana. Hoy nos ocupa Vincent Laforet, otro especialista en fotografía aérea que acaba de presentar su última serie Night over New York, donde, a vista de ave (nocturna), nos muestra que Nueva York es la ciudad que nunca duerme.

La serie cuenta con más de 50 fotografías realizadas desde un helicóptero de noche a 2.286 metros de altura

La serie cuenta con más de 50 fotografías realizadas desde un helicóptero de noche, en las que Vincent Laforet va captando la ciudad iluminada, sus colores, texturas y formas, desde diferentes ángulos y perspectivas, acercándose y alejándose por momentos. Una secuencia realmente bellísima e impactante de la metropoli. El propio Laforet llegó a confesar que fue su «misión» más aterradora y emocionante a la vez, ya que volar a esa altura (2.286 metros) sobre Nueva York suponía una verdadera locura, en palabras de un piloto veterano amigo suyo. El caso es que lo logró gracias a su gran habilidad con este tipo de fotografía, y en parte a su Canon 1DX y a la Mamiya Leaf Credo 50 MP a 3200 y 6400 de ISO.  Arriba os mostramos una selección de las mejores imágenes de Night over New York  bajo nuestro criterio, pero nunca está de más que os veáis la serie completa aquí, y aprovechéis para ver otros interesantes trabajos de Vicent. También os compartimos aquí debajo el video del making of para que veáis cómo trabaja Vicent Laforet en el helicóptero. ¡Miedito!