By
Izaro Bo

El pasado mes de junio y coincidiendo con su décimo aniversario, Grupo Nomo comunicaba la inauguración de un nuevo restaurante en Sarrià, su tercero en Barcelona. Como fieles seguidores de esta familia de jóvenes emprendedores, que desde 2007 llevan haciendo las delicias de los amantes de la cocina japonesa -basada en el producto de calidad-, recibimos la noticia con entusiasmo y curiosidad. Parece que su chef ejecutivo, Naoyuki Haginoya, tiene nuevas propuestas culinarias que presentar, de una gastronomía que no se estila demasiado por el barrio y que en Good2b nos morimos por probar.

La fusión japo-mediterránea de Nomo Sarrià suma nuevos platos a una propuesta que ya nos tenía cautivados

Nomo Sarrià ocupa la primera planta, dividida en íntimas y acogedoras estancias, y la antigua bodega de la casa, esta última habilitada como zona chill out, de una finca catalogada del siglo XIX. En el piso principal, techos altos, grandes ventanales, cálida madera por todas partes y mucho mimo en los detalles de distintos estilos y épocas. En la barra, un sushiman cocina en directo a la vista de todos los clientes. En el piso inferior, permanecen el techo abovedado y la piedra original, así como un túnel subterráneo de la Guerra Civil que comunica la casa con la iglesia de Sarrià. En el que probablemente sea su restaurante más personal, Borja y Juan Molina-Martell y Ramón Jiménez, junto al estudio Cirera + Espinet, han dispuesto varios comedores como espacios de confort, sutilmente iluminados en función de la ocasión, que invitan a alargar las veladas con cócteles y música, tal y como anuncia el estampado naïf de una de las paredes que descienden hacia la planta inferior.

La fusión mediterráneo-japonesa de Nomo Sarrià añade nuevos y sugerentes platos a una propuesta gastronómica que ya nos tenía cautivados y lo marida con una excelente carta de cócteles que amplifican al máximo la experiencia. Sin sumar ni un euro a la cuenta -el precio medio se mantiene en unos 35€-, Haginoya consigue trasladarnos al país del Sol Naciente jugando con sabores orientales e ingredientes locales que adapta magistralmente en propuestas tan espectaculares como el Tataki de salmonete –con una presentación que recrea un salmonete entero- o los Makis de carabinero -plato que termina el camarero en mesa exprimiendo sobre los makis el jugo de la cabeza del carabinero con aromas asiáticos de curry-.

Ocupa un edificio histórico y es el restaurante más personal de Grupo Nomo

Otro de los imprescindibles es el Tartar de calamar con yema de huevo y hoja de wasabi o el Spicy tataki de atún como entrante, fresco y con un toque de jalapeño picante, ideales ambos para empezar a despertar el paladar. Las plegarias de los carnívoros también serán satisfechas con el Tataki de rubia gallega, una vez más con una presentación extremadamente cuidada sobre tuétano de berenjena y salsa miso. No podía faltar un clásico de Grupo Nomo, el Nigiri de brie flambeado con nueces y miel. No nos cansamos de él. Y a los postres, una dulce selección de mochis y trufas japonesas que ponen el broche de oro a una propuesta deliciosa, sorprendente y llena de matices. Platos a degustar también maridados por alguna de las más de 70 referencias de vinos catalanes, canarios e incluso neozelandeses, biodinámicos y ecológicos. Una carta que se disfruta con los 5 sentidos. ¡Feliz aniversario y por muchos años de Grupo Nomo!

Detalles




  • Dirección: Major de Sarrià, 105
  • Horario: De 13.30 a 16h y de 20 a 23.30h. Las copas se alargan en la bodega. Y fines de semana la cocina abre hasta las 00h
  • Teléfono: (+34) 932 800 393
  • Tipo: Restaurante
  • Web: www.gruponomo.com