By
Quim Coll

La música electrónica y urbana es la tendencia dominante en 2019. El indie-rock guitarrero a dado paso a los ordenadores, sintetizadores y cajas de ritmos. Ya no necesitas mucho más que un portátil, un controlador MIDI, el Ableton y un poco de formación para sacar un temazo. Y eso es una bendición; las novedades musicales en ese sector son interesantísimas y muy abundantes.

Diplo, Powder, Pavel Milyakov, Nicola Cruz y Yamilia: las novedades electrónicas y urbanas de este año nos tienen con la boca abierta

Dos singles nos han sorprendido esta semana. Por una parte, el productor estadounidense Diplo, que lleva un tiempo intentando volver a sus raíces y separarse de la escena EDM en la que ha operado estos últimos años, presenta ‘Boom Bye Bye’, una colaboración con el MC francés Niska. El francés es prácticamente desconocido en nuestras tierras, pero en Francia domina todas las listas de lo más escuchado. La colaboración entre los dos es un tema trapero y pegadizo, que seguro que escucharemos mucho a lo largo del año.

Moko Goto se esconde detrás del alias Powder

Por la otra parte encontramos el caso de ‘New Tribe’, de Powder, pseudónimo que ha adoptado la japonesa Moko Goto. Es su single debut, y es una barbaridad. La historia es la siguiente: la japonesa trabajaba en una oficina sin ventanas, en la 43ª planta de un edificio de Tokyo, y por las noches, producía sus canciones. Cuando se empezó a labrar un nombre en la escena electrónica no sabía si seguir con la música o quedarse con su trabajo estable. Por suerte, eligió la primera. Podéis ver su historia en formato súper-heroína en el videoclip de la canción.

Dentro del apasionante mundo de los EP encontramos Eastern Strike, del ruso Pavel Milyakov. Parte del sello Rassvet Records, el EP fue la banda sonora del desfile AW18 de Gosha Rubchinskiy, que se llevo a cabo en el Palacio de Cultura Soviética, uno de los spots originales de la cultura rave ilegal de la Rusia de los 90. El escenario conjunta perfectamente con el sonido del EP: loops de trance deconstruidos, con el sentido orientado a las pistas de discotecas.

Esta semana también hemos tenido dos lanzamientos destacadísimos: los largos de Nicola CruzYamila. Empezamos por Cruz, que acaba de publicar Siku a través de ZZK Records. El productor ecuatoriano, en su línea, ha creado un disco de afrobeat y disco en el que las influencias latinas supuran por todas partes. Su debut, Prender el alma (ZZK Records, 2015) fue un ejemplo perfecto para todos aquellos productores que mezclaban sonidos actuales con elementos folklóricos, pero Cruz ha querido ir un paso más allá con su nuevo álbum. Más imprevisible, más arriesgado y más experimental, Siku supera todos los límites conocidos por Nicola Cruz estableciéndolo así como un auténtico maestro del género.

Yamila es una de las joyas escondidas del sello vasco Forbidden Colours. Acaba de publicar su álbum debut, Iras Fajro, y está cosechando gran éxito entre la crítica especializada. Las puntuales colaboraciones del productor británico Clark y de El Niño de Elche parecen circunstanciales al lado de la música de la productora castellano-belga. Iras Fajro es un proyecto onírico, audiovisual, electrónica de la más alta calidad con una fuerza increíble que contrasta con la delicadeza y fragilidad con la que Yamila trata a sus canciones. Una auténtica patada en la puerta de las listas de lo mejor del año.