By
Quim Coll
GettyImages-1199754626
GettyImages-1205140211
GettyImages-1205132490
GettyImages-1205133913
GettyImages-1205142643
GettyImages-1205149138
vestidos_alfombra_roja_premios_oscar_2020_607365996_620x930
GettyImages-1205130818
1581297750_570927_1581298650_sumario_normal_recorte1
1581297750_570927_1581298623_sumario_normal_recorte1
1581297750_570927_1581298498_sumario_normal_recorte1
1581297750_570927_1581298379_sumario_normal_recorte1

La alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles capta todas las miradas y la atención de medio mundo las horas previas a la gala de los Premios Oscar. Las celebrities se reúnen en una competición impuesta por los tabloides en la que las mujeres brillan y a pesar de eso son criticadas y todos los hombres (con honradas excepciones) visten exactamente igual y parece no importarle a nadie. Este año la alfombra roja ha tenido un nombre propio: Natalie Portman. F: Vogue Magazine/Getty Images

Natalie Portman se presentó a los Oscar con un vestido Dior cuya capa homenajeaba a todas las mujeres directoras ignoradas por la Academia en 2019

La actriz, productora, directora y psicóloga estadounidense de origen israelí es una habitual de este tipo de galas. Es una de las pocas actrices en ganar los cuatro grandes reconocimientos cinematográficos por una misma película. El año 2010 se llevo a casa el Oscar, el Globo de Oro, el BAFTA y el premio SAG por su actuación en Black Swan. Además de ser una de las actrices más queridas de Hollywood, Portman es respetada por sus labores humanitarias y su incesante activismo. En 2018 presentó el premio al mejor director en los Globos de Oro junto a Ron Howard, y en plena gala ya destacó el hecho de que todos los nominados eran hombres. Este año ha decidido ir un paso más allá.

La actriz se personificó en la alfombra roja con un vestido bordado de Dior diseñado por su directora creativa Maria Grazia Chiuri y acompañado de una capa que rindió tributo a las mujeres que han dirigido algunas de las películas más destacadas de este último año, aunque ninguna de ellas haya sido nominada en la categoría de Mejor Director. Portman, que dirigió su primera película en 2015, sabe perfectamente el historial de los Oscar con las mujeres directoras. De hecho, en 2020 se han cumplido 10 años de la única vez que se entregó el premio al Mejor Director a una mujer, concretamente a Kathryn Bigelow por The Hurt Locker.

Con eso en mente, Portman ha rendido homenaje a sus compañeras bordando sus nombres en dorado en una larga capa negra. En ella pudimos ver inmortalizadas a Greta Gerwig, Lorene Scafaria, Lulu Wang, Marielle Heller, Alma Har’el, Mati Diops, Melina Matsoukas y Céline Sciamma, por dirigir películas alabadas por el público y la crítica como Little Women, The Farewell, Portrait de la jeune fille en feu o Honey Boy. Un gesto inolvidable que ya ha colmado todas las portadas y con el que Natalie Portman ha querido expresar su solidaridad hacia sus compañeras ignoradas por la Academia.

Además de Natalie Portman, otras celebrities brillaron por sus aplaudidos outfits en la alfombra roja de los Oscar 2020. Scarlett Johansson con un vestido de Oscar de la Renta, Billie Eilish vestida de Chanel (al estilo menos Chanel posible), Laura Dern de Armani, Janelle Monáe con un estilo medieval de la mano de Ralph Lauren, Rooney Mara homenajeando lo gótico vestida de Alexander McQueen, la pequeña Julia Butters vestida de Christian Siriano o nuestra admirada Saoirse Ronan, vestida de Gucci.

En cuanto a los hombres solo podemos destacar el mono de Prada de Timothée Chalamet (que no era tampoco para tirar cohetes, pero se salía de la norma), el homenaje de Spike Lee a Kobe Bryant, el outfit de Billy Porter (aunque mucho menos atrevido que el de los Grammy) y el hecho de que Joaquin Phoenix cumpliese su promesa de llevar el mismo traje a todas las galas de premios como alegato al consumo responsable de moda. Olé.