By
Cecilia Díaz Betz

A veces, cuesta entender el fervor que algunos profesan hacia la temporada estival, y lo endemoniados que se ponen cuando se acerca el frío. Es cierto que el verano tiene muchos puntos positivos; pero ojo, el invierno tampoco es tan trágico. Entre la nieve y el manting -sí, habéis leído bien, el manting– la estación más fresca del año es un mundo de posibilidades lúdicas y de evasión.

Mantas reversibles, de tacto amoroso, 100% realizadas en la lana más increíble que existe, la alpaca

Marcarse un manting en el sofá en invierno, con el Netflix echando humo con series y pelis, y devorando palomitas como si no hubiese mañana: me parece un planazao. No obstante, igual que en verano uno ha de hacerse con un buen bañador, bikini o sucedáneos. En invierno hay que buscar la manta perfecta, y aquí amigos, lo tenemos claro: Munay is the key. Mantas reversibles, de tacto amoroso, 100% realizadas en la lana más increíble que existe, la alpaca, de diseño elegante, disponibles en diferentes tonailades, y además confeccionadas siguiendo la tradición de los antiguos incas. ¿Qué más se puede pedir? Pues que Munay en quechua significa querer y amar, y no vemos mejor significado para el manting. ¡Tápate con una Munay y dale al play que empieza la peli!

Más info sobre Munay aquí: http://www.munaybrand.com/